VATICANO – Todo obispo forma parte de la red de las Obras Misionales Pontificias

Catolicismo Innovación y Emprendimiento

Ciudad del Vaticano – “Es importante que cada obispo colabore y coopere en el trabajo de la Obra Pontificia de la Propagación de la Fe y establezca una estrecha relación de comunión con el director nacional y los directores diocesanos de las Obras Misionales Pontificias . La acción conjunta y la cooperación dan buenos frutos. También es importante la transparencia en el uso de los subsidios ordinarios y extraordinarios que recibe la POPF”, ha subrayado el P. Tadeusz Nowak, OMI, Secretario general de la Obra Misionera Pontificia de Propagación de la Fe, al intervenir en el seminario para nuevos obispos, organizado en Roma por el Dicasterio para la Evangelización.
Durante la presentación de las OMP, el Secretario de la POPF ha recordado brevemente que la Obra de Propagación de la Fe fue creada por la Beata Paulina Jaricot y ha animado a los participantes a visitar la página web del Secretariado Internacional de la POPF , que está disponible en cuatro idiomas y contiene abundante información sobre la fundadora, el carisma y la obra de las OMP.
“La red OMP – ha explicado – es una red mundial al servicio del Santo Padre para el apoyo de la Iglesia en tierras de misión, y todos los obispos forman parte de esta red. Una red requiere la cooperación y colaboración de todos. Juntos estamos llamados a rezar por las misiones y por las Iglesias en tierras de misión, para fomentar la animación misionera entre el clero, los religiosos y los fieles”. “La POPF – ha añadido- ofrece subsidios a las Iglesias en tierras de misión para fortalecer su infraestructura eclesial y fomentar la labor de evangelización”.
En el siguiente discurso, la hermana Roberta Tremarelli, Secretaria general de la Obra de la Infancia Misionera, ha señalado: “Los catequistas, los profesores de religión, los sacerdotes y los padres son los destinatarios de la animación y la formación, junto con los animadores de la Obra de la Infancia Misionera y los propios niños”. A continuación, la hermana Tremarelli ha recordado los ámbitos en los que se da conceden los subsidios extraordinarios de la Obra: animación y formación misionera; formación cristiana; educación escolar y preescolar; protección de la vida. Además ha informado que en 2021, se han aprobado y asignado más de 15 millones de dólares en subsidios ordinarios y extraordinarios a las iglesias locales de África, Asia, América y Oceanía, especialmente con el objetivo de “ayudar a los educadores a despertar y desarrollar una conciencia misionera universal en los niños y adolescentes”, para ayudar a promover y desarrollar las vocaciones misioneras desde la infancia. “Intentamos que los niños experimenten la naturaleza misionera de la Iglesia y del bautismo, y que se vean motivados a la missio ad gentes, también con vistas a un futuro compromiso misionero ad vitam”, ha subraya la hermana Tremarelli. La hermana también ha recordado los lemas que resumen el espíritu de la Obra: “Los niños rezan por los niños”; “Los niños evangelizan a los niños”; “Los niños ayudan a los niños de todo el mundo”, que pretenden alimentar la cooperación misionera en diferentes formas: espiritual, material y con servicios misioneros.
En su discurso ante la asamblea de 80 obispos venidos de tierras de misión, el padre Guy Bognon ha presentado la Obra Pontificia de San Pedro Apóstol , fundada en 1889 por Jeanne Bigard y su madre Stéphanie, para sensibilizar al pueblo cristiano sobre la cuestión de la formación del clero local en las Iglesias jóvenes e invitar a todos los bautizados a colaborar en la preparación de los candidatos al sacerdocio mediante la ayuda espiritual y material. La Obra se dirige especialmente a los seminarios diocesanos e interdiocesanos de África, Asia, América Latina y Oceanía. Ofrece ayuda financiera para contribuir a los gastos ordinarios de los seminarios, como el mantenimiento, el pago de los salarios de los trabajadores y de los profesores laicos o religiosos, y la remuneración de los sacerdotes formadores residentes o externos. La POSPA ha concedido subvenciones a 431 seminarios menores con un total de 45.815 seminaristas menores; 120 seminarios propedéuticos con una plantilla de 5.596 seminaristas propedéuticos; 220 seminarios mayores con un total de 23.071 seminaristas mayores. “En general, la POSPA está en contacto con unos 800 seminarios con una plantilla de 80.000 seminaristas”, ha referido el P. Bognon. Además de los seminarios, la Obra de San Pedro Apóstol se ocupa también de los noviciados de las congregaciones religiosas, tanto de derecho diocesano como pontificio, presentes en las iglesias jóvenes, beneficiando a 978 noviciados para un total de 6.891 novicios, de los cuales 2.391 son varones y 4.400 mujeres.
Los subsidios, ha señalado, también pueden ser extraordinarios, para realizaciones especiales como la construcción o rehabilitación de capillas, aulas, dormitorios, bibliotecas, aseos, patios de recreo, muros de contención, etc. Además de la ayuda económica, la Obra también se ocupa de la calidad de la formación en los seminarios y noviciados, estableciendo programas de formación para formadores, y ofreciendo becas para que los sacerdotes diocesanos se preparen para ser formadores en seminarios, en universidades católicas.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *