VATICANO – Cardenal Tagle: es por ello que la Santa Sede renueva el Acuerdo Provisional con el gobierno de Pekín sobre los nombramientos de obispos católicos chinos

Catolicismo Innovación y Emprendimiento

por Gianni Valente
Roma – «El motivo es salvaguardar tanto que la sucesión apostólica sea válida como la naturaleza sacramental de la Iglesia católica en China», con el deseo de «tranquilizar, consolar y alegrar» a los católicos chinos. El cardenal Luis Antonio Gokim Tagle utiliza tonos tranquilos y palabras calibradas para reiterar lo que mueve a la Santa Sede a prorrogar junto al gobierno de Pekín por otros dos años la vigencia del Acuerdo Provisional sobre el nombramiento de obispos chinos firmado en septiembre de 2018 y ya renovado una primera vez el 22 de octubre de hace dos años. El cardenal filipino recuerda con palabras de agradecimiento el ‘sensus fidei’ de tantos católicos chinos, cuyo testimonio «no ha brotado en jardines bien cultivados y protegidos, sino en terrenos ásperos e irregulares». Reconoce que «Ciertas heridas necesitan tiempo y el consuelo de Dios para ser curadas». Recuerda a todos que «los obispos no son funcionarios del Papa» ni «clérigos de Estado», sino «sucesores de los Apóstoles». Y confiesa cómo y por qué incluso las últimas palabras que escuchó de su abuelo chino le ayudan hoy «a considerar lo que puede ser más útil» en el diálogo con el gobierno de Pekín.

-¿Cuáles son los criterios que llevan a la Santa Sede a perseverar en la decisión tomada hace cuatro años?
El acuerdo entre la Santa Sede y el gobierno chino firmado en 2018 se refiere a los procedimientos de selección y nombramiento de los obispos chinos. Se trata de una cuestión específica, que toca un punto neurálgico en la vida de la comunidad católica en China. En ese país, los acontecimientos históricos habían provocado dolorosas laceraciones dentro de la Iglesia, hasta el punto de arrojar una sombra de sospecha sobre la misma vida sacramental. Por todo ello, estaban en juego cosas que afectan a la naturaleza íntima de la Iglesia y su misión de salvación.
Con el Acuerdo se intenta garantizar que los obispos católicos chinos puedan ejercer sus funciones episcopales en plena comunión con el Papa. El motivo es salvaguardar tanto que la sucesión apostólica sea válida como la naturaleza sacramental de la Iglesia católica en China. Y esto puede tranquilizar, consolar y alegrar a los católicos bautizados en China.
La Santa Sede siempre ha reiterado el carácter circunscrito del Acuerdo, que aborda una cuestión vital para la Iglesia y precisamente por ello no puede reducirse a un elemento cualquiera de una estrategia diplomática. Toda consideración que ignore u oscurezca esta singular fisonomía del Acuerdo, acabará por dar una falsa imagen del mismo.

-Todavía no es momento de hacer balance, ni siquiera provisional. Pero, desde su punto de vista, ¿cómo ve los progresos realizados y los efectos del Acuerdo?
Desde septiembre de 2018, han sido ordenados seis obispos nombrados según los procedimientos establecidos en el Acuerdo. Los canales y espacios de diálogo siguen abiertos, lo que ya es relevante en sí mismo, en la situación concreta. Escuchando al gobierno chino y también a los obispos, sacerdotes, religiosos y laicos, la Santa Sede se hace más consciente de esta realidad, en la que la fidelidad al Papa se ha mantenido incluso en tiempos y contextos difíciles, como dato intrínseco de la comunión eclesial. Escuchar los argumentos y las objeciones del gobierno también nos lleva a tener en cuenta los contextos y la “forma mentis” de nuestros interlocutores. Descubrimos que cosas que para nosotros son absolutamente claras y casi obvias, para ellos pueden ser nuevas y desconocidas. Esto también representa un reto ya que debemos encontrar nuevas palabras, nuevos ejemplos persuasivos y familiares a su sensibilidad, para ayudarles a entender más fácilmente lo que realmente nos importa.

-¿Y qué es lo que más importa realmente a la Santa Sede?
La intención de la Santa Sede es sólo fomentar la elección de buenos obispos católicos chinos que sean dignos e idóneos para servir a su pueblo. Pero fomentar la elección de obispos dignos e idóneos también interesa a los gobiernos y autoridades nacionales, incluidos los de China. Además, uno de los deseos de la Santa Sede ha sido siempre fomentar la reconciliación, y ver curadas las heridas y los contrastes abiertos dentro de la Iglesia debido a las tribulaciones que ha atravesado. Ciertas heridas necesitan tiempo y el consuelo de Dios para ser curadas.

-¿No se corre el riesgo de ocultar los problemas bajo el velo de un optimismo preconcebido?
Desde que comenzó este proceso, nadie ha manifestado nunca un triunfalismo ingenuo. La Santa Sede nunca ha hablado del acuerdo como la solución a todos los problemas. Siempre se ha percibido y afirmado que el camino es largo, puede ser agotador y que el propio acuerdo podría dar lugar a malentendidos y desorientación. La Santa Sede no ignora ni minimiza la divergencia de reacciones entre los católicos chinos ante el acuerdo, donde la alegría de muchos se entremezcla con la perplejidad de otros. Forma parte del proceso. Pero siempre hay que “ensuciarse las manos” con la realidad de las cosas tal y como son. Una gran cantidad de indicios atestan que muchos católicos chinos han captado la inspiración seguida por la Santa Sede en el proceso en curso. Se sienten agradecidos y reconfortados por un proceso que confirma ante todos su plena comunión con el Papa y la Iglesia universal.

– Las autoridades civiles intervienen en la elección de los obispos chinos. Pero esto no parece una novedad o algo exclusivo de la situación china…
La intervención de las autoridades civiles en la elección de los obispos se ha manifestado varias veces y de diversas formas en la historia. En Filipinas, mi país, estuvieron vigentes durante mucho tiempo las normas del “Patronato Real”, por las que la organización de la Iglesia estaba sometida al poder real español. San Francisco Javier y los jesuitas también llevaron a cabo su misión en la India bajo el patrocinio de la Corona portuguesa… Se trata evidentemente de cosas y contextos diferentes, ya que cada caso tiene su especificidad y su explicación histórica. Pero en estas situaciones, lo importante es que el procedimiento utilizado para los nombramientos episcopales garantice y salvaguarde lo que la doctrina y la disciplina de la Iglesia reconocen como esencial para vivir la comunión jerárquica entre el Sucesor de Pedro y los demás Obispos, sucesores de los Apóstoles. Y esto también se da con los procedimientos utilizados actualmente en China.

– El gobierno chino siempre exige a la Iglesia local que camine hacia la “sinización”…
A lo largo de la historia, el cristianismo siempre ha experimentado los procesos de inculturación como adaptación a los contextos culturales y políticos. El reto en China también puede ser el de atestar que pertenecer a la Iglesia no es un obstáculo para ser un buen ciudadano chino. No hay contradicción, no hay exclusión recíproca, y de hecho es precisamente el caminar en la fe de los Apóstoles lo que puede ayudar a que los buenos cristianos sean también buenos ciudadanos.

– En esta fase del proceso, y ante posibles retrasos y contratiempos, ¿en qué se puede apoyar la Santa Sede? ¿En qué puede depositar su confianza?
Lo que siempre reconforta es el sensus fidei del que dan testimonio tantos católicos chinos, un testimonio precioso, que a menudo no ha brotado en jardines bien cultivados y protegidos, sino en terrenos ásperos e irregulares. Cuando observo la historia del catolicismo en China en las últimas décadas, siempre me viene a la mente el pasaje de San Pablo en la Carta a los Romanos: «¿Quién nos separará del amor de Cristo?, ¿la tribulación?, ¿la angustia?, ¿la persecución?, ¿el hambre?, ¿la desnudez?, ¿el peligro?, ¿la espada?… Pero en todo esto vencemos de sobra gracias a aquel que nos ha amado». Muchos católicos chinos han experimentado en sus carnes lo que escribe San Pablo. Las tribulaciones, las angustias, pero también la victoria dada por el amor de Cristo hacia ellos.

– ¿Qué responder a los que dicen que la Santa Sede, con el fin de tratar con el gobierno chino, oculta e ignora el sufrimiento y los problemas de los católicos chinos?
Los sufrimientos y las dificultades pasadas e también recientes sobre los asuntos de la Iglesia en China están siempre ante la mirada de la Sede apostólica. Las decisiones actuales se toman precisamente desde este reconocimiento y gratitud por los que han confesado la fe en Cristo en tiempos de tribulación. En el diálogo, la Santa Sede adopta un estilo respetuoso en la comunicación con los representantes del gobierno chino, pero que nunca ignora y, por el contrario, siempre hace presente, las situaciones de sufrimiento de las comunidades católicas, que a veces surgen por presiones e injerencias indebidas.

-¿Qué podría favorecer el reconocimiento de los llamados obispos “clandestinos” por parte del aparato político chino?
Este es un punto que siempre se tiene en cuenta en el diálogo. Para favorecer la solución de este problema, tal vez sería útil tener en cuenta por todos que los obispos no pueden ser vistos como “funcionarios”: los obispos no son “funcionarios del Papa” o “del Vaticano”, porque son precisamente sucesores de los Apóstoles; tampoco pueden ser vistos como “funcionarios religiosos” de los aparatos políticos mundanos, o como dice el Papa Francisco, “clérigos de Estado”.

– La confusión sobre el ministerio episcopal y la relación entre los obispos y el Papa no parece existir sólo en China…
Una vez escuché a un guía turístico en San Pedro intentando explicar a los turistas la figura y el papel del Papa en la Iglesia, tratando de encontrar imágenes que les resultaran familiares: «la Iglesia», decía el guía, «es como una gran empresa, como Toyota o Apple. Y el Papa es como el director ejecutivo de esta ‘empresa’». Los turistas parecían satisfechos con esta explicación, y debieron irse a casa con esta idea, que no se ajusta del todo al verdadero papel del Papa como CEO y de la Iglesia como empresa económico-financiera…

– Usted, llamado a Roma por el Papa Francisco como Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, ¿qué impresión tiene de las formas y la energía con que los católicos chinos viven su vocación misionera también hacia las multitudes de compatriotas que no conocen a Jesús?
Veo que las parroquias y las comunidades realizan con fervor e incluso con creatividad la labor pastoral y caritativa en toda China. Cada año hay muchos nuevos bautismos, también entre los adultos. Se trata de una labor apostólica llevada a cabo por las comunidades católicas chinas en el día a día, siempre en sintonía con las sugerencias del magisterio papal, a pesar de las limitaciones. En los últimos años, las comunidades católicas chinas han vivido con intensidad el Año de la Fe, el Jubileo de la Misericordia y muchas iniciativas de caridad durante el Covid. Cuando vivía en Manila, siempre me llamaba la atención el testimonio de los católicos chinos y de otras comunidades provenientes de países donde viven en minoría o en contextos difíciles. Los católicos chinos expatriados también siguen ayudando a la Iglesia en China de muchas maneras, por ejemplo, apoyando la construcción de iglesias y capillas. Las Iglesias locales tienen fronteras geográficas, pero existe un espacio humano de comunión eclesial que trasciende las fronteras.

– ¿Qué recuerdo tiene su madre de la fe de sus antepasados chinos?
Mi madre nació en Filipinas y creció en un contexto más filipino que chino. Mi abuelo materno se había hecho cristiano y se había bautizado. Era un católico chino muy concreto y “pragmático”. En el aniversario de la muerte de su madre, ofrecía incienso y comida delante de la imagen de su madre y nos decía a los nietos: “¡que nadie toque esta comida! Primero debe probarlo la bisabuela, en el cielo, y luego nos tocará a nosotros…”. Su recuerdo, en cierto modo, también me ayuda ahora a considerar lo que puede ser más útil en el diálogo con el gobierno chino.

– ¿A qué se refiere?
Cuando le confié a mi abuelo mi deseo de entrar en el seminario, me dijo: “No me imaginaba que me iba a encontrar con un nieto sacerdote… ¡No entiendo este mundo de curas!” Me sentí un poco mortificado, así que añadió: “No lo entiendo, pero sigo queriendo que seas un buen sacerdote”. Ahora, cuando me planteo el diálogo con el gobierno chino sobre cuestiones eclesiásticas, creo que a veces es mejor buscar argumentos sencillos y directos, para acercarnos al enfoque concreto y pragmático de nuestros interlocutores. No podemos esperar que capten en profundidad el misterio de la Iglesia, vivificada por el Espíritu Santo. A mí también me resultó difícil explicar a mi abuelo el origen de mi vocación sacerdotal… Y aun así fue importante para mí tener en cuenta su simple deseo de que yo fuese un buen sacerdote.

– Este año se celebra el 400 aniversario de Propaganda Fide, una institución que ha desempeñado un importante papel en el camino de la Iglesia en China. ¿Cómo debemos contemplar este aniversario? ¿Marca el final de una historia?
Desde el Palacio de la Propaganda Fide se ha ejercido a menudo una visión profética del cristianismo en China. Sólo hay que pensar en el papel de Celso Costantini, que había sido el primer delegado apostólico en la China post-imperial y que luego fue también secretario de Propaganda Fide. En cuanto al presente y al futuro, la gran historia de Propaganda Fide no será liquidada ni caerá en el olvido. Muchas cosas pueden cambiar y, de hecho, el contexto actual ya no es aquel en el que se estableció Propaganda Fide. Pero el flujo de fe, esperanza y caridad que ha pasado por Propaganda Fide no se ha perdido. Y muchas ideas que surgieron en épocas pasadas pueden sugerir soluciones y enfoques muy actuales y adecuados a la situación actual. El Papa Francisco repite que la Tradición no es un museo de cosas antiguas, sino el recorrido de una realidad viva en la fe. Las estructuras y las formas nacen como respuestas a las necesidades de tiempos concretos, pero cuando las estructuras cambian, la vida que las animaba no desaparece. Esto también se aplica a Propaganda Fide. Es una institución que nació en determinadas condiciones históricas, pero dentro de la cual ha pasado esa vitalidad apostólica reconocida y confirmada también en el Concilio Vaticano II, donde se repitió que toda la Iglesia está llamada a ser misionera en cada bautizado. Es hora de reconocer que toda realidad y estructura eclesial está llamada a la conversión misionera. Esto se aplica a cada párroco, a cada obispo. La Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium del Papa Francisco también ha mostrado cómo en la condición actual de la Iglesia, cualquier oposición dialéctica entre lo que es “pastoral” y lo que es “misionero” parece haber sido superada. Cada obra, cada iniciativa pastoral debe ser vivida con un corazón misionero.

– Octubre, mes misionero. El domingo 23 de octubre es la Jornada Mundial de las Misiones. En su opinión, ¿en qué deberíamos centrarnos para honrar adecuadamente esta fecha tradicional, en China y en todo el mundo?
Este año, el mensaje del Papa Francisco para la Jornada Mundial de las Misiones se titula “Para que sean mis testigos”. El título toma un versículo de los Hechos de los Apóstoles. Y el testimonio al que se refiere es el de la vida evangélica de los cristianos. La que puede brillar en la vida cotidiana, en la perseverancia fiel y alegre de las personas cambiadas y sanadas por el encuentro con Jesús.

– A veces se oye decir que existe el riesgo de “reducir” la misión a obras sociales. Y que es necesario anunciar el Evangelio de forma clara y nítida para dar fundamento a las “obras”…
En la dinámica del testimonio y la confesión de la fe cristiana, no me parece percibir una dialéctica tan marcada entre el anuncio del Evangelio y los actos de caridad. Una vez me encontré acompañando a personas que llevaban ayuda a un campo de refugiados donde no había cristianos. Uno de los refugiados preguntó: ¿por qué os preocupáis los cristianos por nosotros? ¿Por qué habéis viajado tan lejos para venir hasta aquí, sin ni siquiera conocernos? Le respondí que sólo estábamos siguiendo a Nuestro Señor Jesús, porque Él nos ha enseñado a amar y servir a todos. En ese momento una chica dijo: Me gustaría conocer a ese Jesús. En esa ocasión, un gesto de caridad había suscitado preguntas. Y pensé que en la curiosidad de quienes preguntaban, el Espíritu Santo ya estaba actuando. Así es como los corazones pueden abrirse al anuncio del Evangelio. El testimonio ciertamente puede hacerse repitiendo palabras verdaderas que proclamen la salvación prometida por Cristo. Pero el testimonio vivo de la caridad es ya en sí mismo un anuncio de la Palabra de Dios.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *