VAN POR EL BOTÍN

Actualidad Análisis y Opinión Chile Política

VAN POR EL BOTÍN

¿Es justo pedirles a los trabajadores el esfuerzo de un ahorro adicional para soportar a los que hoy tienen bajas pensiones? Me parece que NO ¿Por qué? Ya estamos haciendo un esfuerzo como contribuyentes —que se ha incrementado tres veces— para mejorar las pensiones actuales a través de la Pensión Garantizada Universal, beneficio del Estado para todas las personas mayores de 65 años que no pertenezcan al 10% de las familias con mayores ingresos y que sustituye la Pensión Básica Solidaria (PBS), el Aporte Previsional Solidario por Vejez (APSV). El monto de este beneficio asciende a un máximo de $206.173, el cual se reajusta periódicamente al IPC. Si bien las pensiones no son tan buenas como quisiéramos, están acorde a la realidad de lo que el país puede pagar.

Existen dos alertas inquietantes con la reforma: (1) la administración estatal de los fondos de pensiones: la creación del Administrador Previsional Autónomo (APA), institución pública “única” encargada de las tareas de soporte y administración del sistema de pensiones, tales como: el pago de los beneficios, atención de afiliados, recaudación de las cotizaciones, entre otras, desplazando a los actores privados que hoy cumplen este rol, constituyéndose en un monopolio en este giro tan relevante; y (2) la competencia estatal como inversor: la reforma contempla la creación del Inversor de Pensiones Público y Autónomo (IPPA), que será el ente estatal encargado de invertir los fondos tanto del Seguro Social (aporte extra de los empleadores, que será equivalente al 6% del salario bruto de los trabajadores, ojo que no garantizan ni propiedad ni exigibilidad por parte de los futuros pensionados) como aquellos de las cuentas de capitalización individual, compitiendo abierta y con ventajas con los privados.

Claramente el Estado pasará de tener un dominio regulador casi total del sistema por su rol administrativo y de inversión de los recursos previsionales. El carácter estatal y monopólico de la nueva institucionalidad propuesta es muy grave, será gestor de ahorros y capitales que influenciarán las inversiones y el mercado de capitales en su totalidad.

Para lograr esta reforma necesitarán los votos de la oposición, por lo mismo, los invito a hacer sus apuestas, porque no faltarán los que por tener “tejado de vidrio”, por “falta de carácter”, por “buenismo” o simplemente por “cálculos políticos” ayudarán a desmantelar el tan admirado sistema de pensiones, por supuesto fuera de Chile. Esto no habría tenido cabida si hubiera ganado el “A Favor” el 17-D.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *