PATRIOTAS, NO PATRIOTEROS

Análisis y Opinión Chile

Patriotas por Chile, el 17 de diciembre del 2020, después de presentar y firmar su acta de constitución, logró inscribirse oficialmente en el SERVEL, como un Partido Político en Formación y autorizado para participar en la «Arena Política». 

Hoy, por no haber logrado constituirnos en tres regiones territorialmente consecutivas en los plazos que fija el SERVEL, aprendida la lección, somos un Partido Político que se ha transformado en un movimiento que se mantiene UNIDO a través de su página WEB y en la Redes Sociales, apoyando –esta vez y por ahora– al Partido Republicano y a todos quienes esten dispuestos a detener el avance del comunismo que, con su nuevo relato progresista, se ha enquistado en el poder político, destruyendo la institucionalidad y promoviendo el caos social y económico para lograr sus objetivos totalitarios, que buscan como aliados a los peores gobiernos de izquierda de américa y del mundo.

Patriotas por Chile no viene de la Política ni de ninguna élite social, religiosa, militar o académica. Aclarado lo anterior, agrego que no queremos caer en el ataque individual a nuestros adversarios políticos. Ellos están cavando su propio fracaso. Queremos que quienes nos representen surjan pensando en Chile, en la Patria. Se alejen de la actitud y del comentario farandulero, liviano, sin fundamentos, grosero, vulgar y violento. La Política es algo muy serio. De ella depende el futuro de Chile y de nuestros hijos. Con mayor razón aún, el Congreso de Chile y el Gobierno de turno, no pueden ser considerados como un centro de negocios en manos de ineptos o inútiles, para satisfacer ambiciones económicas y personales. Tampoco es una bolsa de trabajo, para la familia y los amigos. Debemos recuperar, urgentemente, sus objetivos: es el lugar legislativo y ejecutivo de la República de Chile. ¡De todos! No sólo de unos pocos. No queremos que sea un lugar donde abunden las hienas o aquellos que su único mérito es ser amigo o familiar de la autoridad política de turno.

Necesitamos recuperar la dignidad ciudadana con Patriotas que se destaquen por sus cualidades personales, su honradez, una intachable hoja de antecedentes personales, dispuestos a difundir el Ethos de Patriotas por Chile, su relato político, su Declaración de Principios y, muy particularmente, que marquen la diferencia con los patrioteros, aquellos que con su mala educación e impertinencia, solo promueven odio, divisiones, falacias, violencia y no se comportan como un ciudadano decente, educado y respetuoso de los valores de la democracia.

La cantidad de dinero que tengan los integrantes de Patriotas por Chile, el barrio donde vivan, su condición social, origen étnico, orientación sexual, religión o condición de género, no serán virtudes, ni fortalezas ni tampoco impedimentos para nuestra UNIDAD. Sin caer en fanatismos ni extremos, solo exigimos ciudadanos con un profundo amor a la Patria, el respeto a las Fuerzas Armadas, de Orden y Seguridad, a nuestra historia, a nuestros símbolos patrios, a nuestros héroes y un claro compromiso con el orden, la seguridad, la soberanía y el desarrollo, como pilares básicos, para lograr otros objetivos sociales y económicos.

Necesitamos Patriotas que no acepten la falta de honor de los Políticos, que cada cuatro años, con sus traicioneras promesas incumplidas, se burlan de los ciudadanos.

Estamos aburridos de quienes, ante organismos internacionales, venden la bandera de Chile, como también estamos profundamente preocupados de la inmigración descontrolada, hastiados de la guerra de trincheras, del lenguaje del odio, del enfrentamiento físico y verbal, de las divisiones de izquierda y derecha y del desprestigio histórico de nuestra Patria y ex gobernantes.

No queremos que nuestros futuros Alcaldes, Senadores y Diputados se caractericen por sus millonarios lujos, por su lenguaje soez, por su falta de educación, por su violencia, por su falta de cercanía y nulo lazo social con sus seguidores y los más necesitados. Es lo que, en general, vemos hoy. Necesitamos ciudadanos dispuestos a «Hacer el Servicio Político» en el Congreso por uno o máximo, dos períodos. El trabajo será agotador y el ritmo del arduo Servicio Político se debe mantener, con reemplazos, iguales o mejores, a los primeros.

No tenemos tiempo para debates inconducentes. Estamos en una emergencia social, económica y política. Frente a esta crisis, nacional y mundial, Chile no puede esperar. ¡Nos levantaremos! y, para ello, necesitamos el esfuerzo de todos, especialmente de los buenos empresarios y de los ciudadanos con verdadero amor al trabajo y al servicio público.

No nos interesa ganar batallas en las calles, ni en los muros de las ciudades. Nos interesa el voto tranquilo e informado de quienes lleguen a ser nuestros seguidores, en especial, aquellos 7 millones de chilenos que general e históricamente no concurren a las urnas y que están desencantados de los políticos.

Comprendemos, que Chile no necesita más Partidos Políticos. Chile necesita UNIDAD y cada ciudadano la capacidad mínima para comprender el daño que hacen quienes, en aventuras personales, se descuelgan de sus partidos políticos. No necesitamos más líderes. Necesitamos seguir ideas que respeten nuestro histórico espíritu conservador, patriota, nacionalista, democratico, republicano, libertario y no más movimientos refundasionalistas que quieren destruir nuestra institucionalidad. No somos de izquierda, ni de derecha, ni de centro, menos de extremos. Tampoco de oposición. 

Somos Patriotas. Los que, sin fanatismos, valoramos el orden, la buena educación, el respeto a nuestras Fuerzas Armadas, los valores patrios y la chilenidad. No aceptamos a quienes promueven el odio, la violencia, el lenguaje vulgar y grosero y menos la división entre chilenos. Buscamos y promovemos la UNIDAD, premiamos el esfuerzo, el trabajo y desaprobamos la flojera, la mediocridad, la ineptitud y la esclavitud que se esconde detrás de cada bono del Estado.

Creemos que un verdadero patriota, indistintamente de su color político o creencia religiosa, es alguien con un fuerte lazo social con los más necesitados, que siente amor, lealtad y compromiso hacia su país. Los que buscan el bienestar de su nación, defienden sus valores y, en muchos casos, están dispuestos a sacrificarse por un bien superior. Ser un patriota implica un sentido profundo de identidad, responsabilidad y solidaridad diaria hacia la comunidad, la tierra natal, el lugar donde viven y en la actividad que desempeñan. No abusan del patriotismo ni hacen ostentaciones de ello porque su auténtico compromiso –con amor, decencia, amabilidad, respeto, educación y sin esperar nada a cambio– es con sus familias, la sociedad y el Bien Común de todos.

Patria, nada te pedimos, sólo dinos dónde nos necesitas.

Christian Slater Escanilla.

Patriotas por Chile.

Advertisements