NORMAS CONFLICTIVAS EN LA PROPUESTA CONSTITUCIONAL, CAP. N° 8

Actualidad Chile Cultura y Sociedad En las redes

LIBERTAD DE PRENSA

1. Riesgos en la implementación del derecho a “participar equitativamente de la comunicación social”

El artículo 458 (458. Artículo 1) consagra el derecho a participar “equitativamente” en la comunicación social. No obstante, no deja claro en que implica esa equidad, dejando al arbitrio del legislador su contenido, ni determina la forma en que Estado debería velar por su pleno ejercicio.

La indeterminación de este derecho permite que se utilice para justificar una intervención – indebida- del Estado en las comunicaciones, afectando la independencia y autonomía de aquellos que producen información.

2. Falta de especificidad en los deberes del Estado y legislador de “impedir la concentración de la propiedad de los medios” y “promover el pluralismo”

El Borrador innova al mandatar al Estado a “impedir la concentración de la propiedad de los medios de comunicación e información”, dejando en manos del legislador su resguardo, y establecer el deber del Estado de promover el pluralismo de los medios de comunicación y diversidad de información. (459. Artículo 2 y 460. Artículo 3).

A simple vista pareciese dichas obligaciones constituyen una forma de garantizar el derecho de todas las personas de fundar y mantener medios de comunicación e información, y de ser informados. Sin embargo, la redacción es contraria a la premisa de la misma libertad, dado que, al no especificarse las medidas, se subentiende que los políticos de turno podrían suspender o incluso clausurar medios de comunicación, si a su parecer no se encuentra garantizada la pluralidad de medios o si existe concentración de la propiedad de medios, conceptos que tampoco define.

3. Derecho a participar de un espacio digital libre de violencia, ¿Protección o límite a la libertad de expresión?

El actual artículo 471 (471- Artículo 23) del Borrador, que establece el derecho a un espacio digital libre de violencia, es en exceso amplio, generando dudas respecto a su real alcance y cómo se concilia con el derecho de libertad de expresión.

Si bien existe consenso de la necesidad de combatir el “ciberbullying” o “violencia digital”, de no delimitarse el contenido de esta norma, esta podrá servir para abusos y vulneraciones a la libertad de expresión.

Determinar si existe violencia o si estamos frente a opiniones tolerables en virtud del derecho de expresión, es complejo (tan solo pensemos en twitter), por esa razón es preocupante que no existan criterios claros, en especial considerando que se rechazó que fueran los tribunales quienes determinaran la existencia de violencia.

Por otro lado, de no existir esta norma, que abre la puerta para la censura, igualmente existiría protección contra el “ciberbullying” o “violencia digital”, en virtud de las garantías como el derecho a la integridad psíquica.

4. Medios de comunicación estatales con financiamiento público.

El Borrador establece que existirán medios de comunicación públicos, los cuales gozarán de independencia del gobierno y contarán de financiamiento público para su funcionamiento.

Sin embargo, ¿Puede haber real independencia del gobierno, cuando existe dependencia económica del Estado? Para garantizar una verdadera libertad de prensa de los medios de comunicación públicos, estos deben tener un financiamiento mixto, entre aportes públicos y privados, para que no sea solo uno el que pone los recursos, arriesgando su autonomía e independencia.

5. Es incierto el respeto del derecho de propiedad sobre las concesiones radioeléctricas y de los medios de comunicación vigentes.

El artículo 488 del Borrador (488. Artículo 2) indica que “corresponderá a la ley determinar la utilización y aprovechamiento del espectro radioeléctrico.” De forma que no se proporciona certidumbre jurídica a los actuales operadores de canales de televisión y radioemisoras respecto de sus concesiones y su vigencia, entregando dicha decisión al legislador. Problema que se agrava al considerar que las normas sobre propiedad y expropiación presentes en el borrador son débiles y no otorgan la garantía que hoy tenemos sobre este derecho fundamental.

De igual forma, se define que los bienes “comunes” naturales no son apropiables, entre los cuales agrega la atmósfera y no detalla si los espectros de radio y televisión están incluidos en dicha categoría. Además, se establece que por medio de una ley se podrán determinar bienes comunes inapropiables, permitiendo que estos espectros entren a esta clasificación en el futuro, si así lo determinan los políticos de turno.

(TRANSCRITO DE https://linktr.ee/otraconstitucion)

CUANDO DE DEFENDER LA PATRIA SE TRATA, TODO VALE

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *