Napoleón y la Oda al Erizo

Actualidad Análisis y Opinión Chile

Napoleón y la Oda al Erizo

Cristián Labbé Galilea

En qué estaría pensando el Presidente para, después de sus vacaciones, declamar lo primero que se le ocurriera: “El Erizo es el sol del mar, /centrifugo y anaranjado, /lleno de púas como llamas, /hecho de huevos y de yodo…. El Erizo es como el mundo/ redondo, frágil, escondido/ húmedo, secreto, y hostil/ el Erizo es como el amor.” … ¡Demencial!

Literalmente demencial… (RAE: perdida de la capacidad de pensar, tomar decisiones y resolver problemas). Tal es el caso. Cuando el país vive momentos delicados en materia de delincuencia, inseguridad, narcoterrorismo y crimen organizado, el mandatario nos recuerda… ¡La oda al erizo!… Claramente una “cabeza de pescado”.

No sería extraño que, al regresar de vacaciones “la modelo” vocera de Gobierno, en respuesta a las críticas opositoras, nos sorprenda recitando la “Oda al Chorito”: “Tan choritos, los choritos, / Saben lo que hago con los choritos, / me los como con limón / la última vez que usé limón me saltó al ojo…” (www.estratoto.com)

Todo suena divertido, hilarante… pero nada más contrario a una correcta interpretación de los hechos. La situación es patética.

Claramente, el gobierno no tiene ningún interés en hacerse cargo de los problemas reales de la gente, en primer lugar porque, lo reconozca o no, el gobierno está contaminado con la “Marea Roja” y seguirá, sin pausa y sin prisa, en su intención de “copar” al Estado, para luego atrincherarse en él si hay cambio de gobierno.

En segundo lugar, el Presidente está contento con su 30% de aprobación, el que, a pesar de todas sus chambonadas y errores no forzados, no sufre variaciones. Por otro lado, sin ninguna visión de “trascendencia”, ni menos de “estadista”, el mandatario está convencido que actitudes como declamar poesías, andar en bicicleta, visitar furtivamente a una amiga sin escoltas, darse vueltas de carnero o tomarse unas “chelas”… son actos humanizadores que le suman.

Así como van las cosas, esta preocupada pluma advierte a “sus amigos de la sociedad política” que cada día será más difícil salir del marasmo político en que nos encontramos, y que el desgobierno ha llegado a límites que obligan a actuar con prontitud, seriedad y firmeza.

Sin ir más lejos el Mandatario, una vez recitada la Oda al Erizo y en momentos que se discute una nueva ley de pesca, anunció como gran novedad la creación de “12 caletas con perspectiva de género” ¿habrá caletas con identidad de género?… ¿Unas para unos y otras para otras? ¿No es esto dantesco?…

Por último, esta optimista pluma no pierde las esperanzas en que los sectores políticos fieles a la “Sociedad de la Libertad” adopten ¡a la brevedad! una actitud positiva, creativa, seductora… que motive a los diferentes actores de la sociedad civil a luchar con unidad, convicción y coraje, para recuperar la posición de bienestar que se tuvo en el pasado. Y, en cuanto al gobierno, sólo recordarles la frase de Napoleón: “Si el enemigo se está equivocando, no lo distraigas”.

Cristián Labbé Galilea

En qué estaría pensando el Presidente para, después de sus vacaciones, declamar lo primero que se le ocurriera: “El Erizo es el sol del mar, /centrifugo y anaranjado, /lleno de púas como llamas, /hecho de huevos y de yodo…. El Erizo es como el mundo/ redondo, frágil, escondido/ húmedo, secreto, y hostil/ el Erizo es como el amor.” … ¡Demencial!

Literalmente demencial… (RAE: perdida de la capacidad de pensar, tomar decisiones y resolver problemas). Tal es el caso. Cuando el país vive momentos delicados en materia de delincuencia, inseguridad, narcoterrorismo y crimen organizado, el mandatario nos recuerda… ¡La oda al erizo!… Claramente una “cabeza de pescado”.

No sería extraño que, al regresar de vacaciones “la modelo” vocera de Gobierno, en respuesta a las críticas opositoras, nos sorprenda recitando la “Oda al Chorito”: “Tan choritos, los choritos, / Saben lo que hago con los choritos, / me los como con limón / la última vez que usé limón me saltó al ojo…” (www.estratoto.com)

Todo suena divertido, hilarante… pero nada más contrario a una correcta interpretación de los hechos. La situación es patética.

Claramente, el gobierno no tiene ningún interés en hacerse cargo de los problemas reales de la gente, en primer lugar porque, lo reconozca o no, el gobierno está contaminado con la “Marea Roja” y seguirá, sin pausa y sin prisa, en su intención de “copar” al Estado, para luego atrincherarse en él si hay cambio de gobierno.

En segundo lugar, el Presidente está contento con su 30% de aprobación, el que, a pesar de todas sus chambonadas y errores no forzados, no sufre variaciones. Por otro lado, sin ninguna visión de “trascendencia”, ni menos de “estadista”, el mandatario está convencido que actitudes como declamar poesías, andar en bicicleta, visitar furtivamente a una amiga sin escoltas, darse vueltas de carnero o tomarse unas “chelas”… son actos humanizadores que le suman.

Así como van las cosas, esta preocupada pluma advierte a “sus amigos de la sociedad política” que cada día será más difícil salir del marasmo político en que nos encontramos, y que el desgobierno ha llegado a límites que obligan a actuar con prontitud, seriedad y firmeza.

Sin ir más lejos el Mandatario, una vez recitada la Oda al Erizo y en momentos que se discute una nueva ley de pesca, anunció como gran novedad la creación de “12 caletas con perspectiva de género” ¿habrá caletas con identidad de género?… ¿Unas para unos y otras para otras? ¿No es esto dantesco?…

Por último, esta optimista pluma no pierde las esperanzas en que los sectores políticos fieles a la “Sociedad de la Libertad” adopten ¡a la brevedad! una actitud positiva, creativa, seductora… que motive a los diferentes actores de la sociedad civil a luchar con unidad, convicción y coraje, para recuperar la posición de bienestar que se tuvo en el pasado. Y, en cuanto al gobierno, sólo recordarles la frase de Napoleón: “Si el enemigo se está equivocando, no lo distraigas”.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *