Luego de extinguido el grito de libertad… se sucede el de ¡piedad!

Análisis y Opinión Chile

¿Es necesario explicar el título?

Es posible que sí, para aquellos que no hayan experimentado la necesidad de pedir y gritar por piedad y lo es porque no han experimentado la vivencia descarnada de perder la libertad.

Sólo los que han perdido la libertad saben que luego e inmediatamente extraviado ese patrimonio cultural humano, tendrán y por muchísimo tiempo -si es que pueden vivir en esa condición inhumana- pedir por piedad.

Reconocido es que la piedad no es otorgada por los despóticos, ni por los delincuentes, ni por los asesinos, ni por quienes la propugnan, ni por quienes la declaran legal y la llevan a tribunales para justificarle… y en general, por ninguno que no viva conducido por el respeto humanizado de la cultura.

La piedad solo la otorgan los que viven en libertad… ¿sabe usted por qué? Por que quienes no viven en libertad son esclavos de sus ambiciones, de sus alucinaciones psicodélicas, de su verborrea lingüista que los lleva guturalmente cantando hacia al empobrecimiento, hacia el desprecio… al pozo profundo de la miseria humana… allá por 150.000 años atrás.

¿Usted no irá a votar por la libertad? Entonces usted se sumaría al lacónico tren desde el cual se escucharán gritos extenuados… pidiendo piedad, muy lejos de aquellos que día a día seguirán trabajando por evolucionar gritando libertad… en viaje de opuesto sentido.

Yo seguiré cantando a la Libertad… como lo hacen en la Coral de la Novena Sinfonía de Beethoven… hasta morir.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *