LA VERDAD DE LOS NÚMEROS

Actualidad Chile Cultura y Sociedad En las redes

De 7,5% en 1993 a 1,2% el 2020. Esa es la brutal caída del crecimiento del PIB tendencial de Chile, es decir, de la capacidad de crecer en el mediano y largo plazo.

Las reformas estructurales de los Chicago Boys en el período 1975-1989 elevaron radicalmente el crecimiento tendencial de Chile, produciendo el ya famoso “milagro chileno”. Sin embargo, junto con concluir en 1990 la exitosa transición a la democracia, comenzó una lenta pero gradual erosión de las buenas políticas públicas en materia económica y social.

Esta “mala política” tuvo como base 2 grandes actores:

a) Una centroizquierda que impulsó políticas públicas que debilitaron gradualmente la productividad y la inversión y, por lo tanto, el crecimiento tendencial; y

b) Una centroderecha que no las resistió con fuerza y convicción y que terminó aceptándolas y conviertiéndose así en corresponsable de estos retrocesos.

Héctor Soto puso el dedo en la llaga cuando afirmó en una columna en 2016 que “buena parte de los cuellos de botella que enfrenta la política chilena responden a una impostura-mentira de larga data. Se remonta al momento en que la Concertación no se atrevió a reconocer que el modelo de mercado instalado por el gobierno militar representaba, en lo básico, la mejor alternativa para sacar al país del subdesarrollo, generar riqueza y mejorar las condiciones de vida de la sociedad chilena”. Dado esta impostura, las bases de centroizquierda comenzaron a pedir un cambio de modelo. Después de todo los habían contaminado por años con la mentira de que “el modelo había producido 5 millones de pobres”.

(Extractado de EyS N° 105, Octubre-Noviembre 2020)

CUANDO DE DEFENDER LA PATRIA SE TRATA, TODO VALE

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *