LA FATAL INCERTIDUMBRE

Análisis y Opinión Chile Cultura y Sociedad En las redes Social

LA FATAL INCERTIDUMBRE, por NICOLAS KIPREOS A.

Soren Kierkegaard, filósofo y teólogo danés, escribió hace casi dos siglos atrás: “La causa de la decadencia de las naciones radica sin duda en el hecho de que las certezas en muchas de ellas son un bien escaso”. Chile, en pleno siglo XXI, está padeciendo increíblemente este mal. En el extranjero se preguntan ¿qué le hicieron al país más predecible y sensato de Latinoamérica? ¿Se está confirmando aquello que países que no recuerdan su pasado están condenados a repetirlo?

Un nuevo Gobierno de ideas transnochadas, la instalación de otros liderazgos en el Congreso, el incierto escenario económico y los resultados de una Convención Constitucional aún por verse y que pretenden refundar Chile, son sin duda algunos ingredientes que no marcan una hoja de ruta clara, que dé certezas.

La certeza es la demostración racional de que un país es como dice ser y que va a comportarse de determinada manera. La certeza no es una creencia; es una realidad que no surge súbitamente, sino que se va dibujando paulatinamente bajo ciertas prácticas concretas, predecibles y permanentes, fundadas en el respeto a reglas claramente definidas.

Es fundamental exigir certezas porque sobre éstas se construyen los proyectos duraderos en todo país serio, por lo mismo, cabe preguntarse ¿Las autoridades que asumen este viernes 11 de marzo lo tendrán claro? ¿Estarán dispuestas a entregarlas sobre la base de un respeto irrestricto al Estado de Derecho? ¿Tienen entre sus planes llegar a acuerdos amplios, en un horizonte de largo plazo, donde la estabilidad de las reglas sea el factor que haga la diferencia? ¿Estarán dispuestas a entregar condiciones seguras a los inversionistas que permitan apuntalar ese crecimiento tan necesario, que haga posible los derechos sociales que han prometido?¿Tendrán conciencia de la reacción que tendrán los mercados de no ser rechazadas las ideas tan descabelladas que la CC nos quiere imponer? ¿Se darán cuenta que perseguir a ultranza un Sistema de Bienestar trasnochado de los años 70 solo traerá pobreza y deuda?

El año 1970 llegó a La Moneda un Presidente con una agenda de cambios muy radicales. La Unidad Popular, la coalición que acompañó ese proyecto, nunca calibró con realismo lo que implicaba impulsar transformaciones profundas; menos aún, los niveles de polarización, deterioro político e incertezas que eso iba a provocar. Una lección histórica que parecía bien aprendida, pero no ha sido así, hay algo en el actual escenario que nos está llevando a repetir ese difícil período para Chile: el país vuelve a dividirse por el anhelo de unos por un cambio total, y como siempre sucede, la lógica de imponer unos términos a cualquier costo solo traerá más incertidumbre al país, alejándolo del desarrollo.

PD: ¿Cuál será la clave del gobierno de Boric para evitar todo esto? Que la “sensación de bienestar” se mantenga alta, para que independientemente de la calidad de la propuesta constitucional, tengamos una nueva Constitución a la medida de la izquierda refundacional. Es decir harán todo para que reforzar un ambiente cautivante de cambio y esperanza, tirando más carne a la parrilla (un chorro de gasto fiscal significativo) que siga alimentando una sensación de confort, adormeciéndonos para no medir las consecuencias de un proceso refundacional materializado a fuego lento, del cual difícilmente saldremos.

NICOLAS KIPREOS ALMALLOTIS

CUANDO DE DEFENDER LA PATRIA SE TRATA, TODO VALE

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *