EUROPA/RUSIA – La comunidad católica de Moscú conmemora al padre Konstantin Budkiewicz 100 años después de su ejecución

Catolicismo Innovación y Emprendimiento

Moscú – “La cruz no es fuente de amargura y desilusión, sino que es ya el comienzo de la gloria”. Así habló ayer, viernes 31 de marzo, Paul Pezzi, Arzobispo Metropolitano de la Madre de Dios en Moscú, durante la homilía de la celebración eucarística que presidió con ocasión del centenario de la ejecución del sacerdote Konstantin Budkiewicz. Durante la misa, celebrada en la catedral católica de Moscú, se rezó también por la causa de beatificación en curso, instituida en favor del sacerdote polaco y de otros hombres y mujeres que, en los años veinte y treinta, dieron testimonio de la fe en Cristo en la URSS.
Fue precisamente en marzo de hace cien años cuando se inició en Moscú el proceso contra la Iglesia católica por parte del gobierno leninista. A principios de 1922, durante la confiscación de bienes eclesiásticos, las autoridades gubernamentales pidieron a los representantes de la Iglesia católica una lista de los objetos que serían confiscados. En respuesta, Jan Feliks Cieplak, arzobispo de Mogilev, envió una circular a sus sacerdotes prohibiéndoles entregar los inventarios solicitados, ya que sólo la Santa Sede podía disponer de los bienes eclesiásticos en uso de los católicos. A pesar del papel de mediador fundamental desempeñado durante las negociaciones por el padre Edmund Walsh SJ -director de la misión pontificia de socorro en Rusia durante la hambruna de los años veinte y entonces máximo representante diplomático de la Santa Sede en la Unión Soviética-, el conflicto entre la comunidad católica, de mayoría polaca, y el gobierno leninista resultó insalvable.
El 25 de noviembre de 1922, el Presidium del Comité Ejecutivo de la Gobernación de Petrogrado ordenó el cierre de las iglesias católicas hasta que se llegara a un acuerdo según la redacción propuesta por el Comisariado del Pueblo para la Justicia, y los días 5 y 6 de diciembre se colocaron los sellos en los lugares de culto. El 2 de marzo de 1923, el obispo Cieplak y 14 sacerdotes católicos, entre ellos el exarca Leonid Fëdorov y Budkiewicz, recibieron una citación para el 5 de marzo en el Tribunal Revolucionario Central de Moscú, preludio del juicio que tuvo lugar del 21 al 26 de ese mes, al que no fueron admitidos los abogados de los acusados. En su lugar, estuvieron presentes espectadores bolcheviques, invitados a propósito para asistir a los interrogatorios. El juicio terminó con la condena a muerte de Cieplak y Budkiewicz, a 10 años de aislamiento para Fëdorov y a varios años de cárcel para los demás sacerdotes. Gracias a la presión internacional, la pena de muerte del arzobispo fue conmutada por la de 10 años de prisión y, de las otras dos condenas a muerte, sólo se ejecutó a Budkiewicz, el 31 de marzo, Sábado Santo de ese año para la comunidad católica. Una «subida al Cielo para la culminación de la vida», como la ha calificado el arzobispo Pezzi, a la espera de que la causa de beatificación siga su curso. De acuerdo con la reorganización establecida en 2021 por el tribunal diocesano de la archidiócesis de la Madre de Dios, la causa – que aún se encuentra en su fase inicial -, está actualmente instituida para los siervos de Dios Antonij Maleckij -obispo titular de Dionisiana y administrador apostólico de Leningrado- y compañeros: el obispo Karol Śliwowski , monseñor Konstantin Budkiewicz , don Jan Trojgo , don Antonij Červinskij , don Antoni Dziemieszkiewicz , don Francisk Budris , don Pavel Homič ; la hermana Ekaterina Sienskaja OPL ; la laica Kamilla Krušel’nickaja .
Esta causa no es la única en curso para los católicos que dieron testimonio de la fe en Cristo durante el régimen soviético y en el período inmediatamente posterior al final de la URSS. En 2019 entró en fase romana la causa de beatificación de Eduard Profittlich SJ , arzobispo católico de Tallin, condenado a muerte pero fallecido antes de la ejecución debido a las condiciones inhumanas a las que fue sometido durante su encarcelamiento; y en 2020 fue declarado Venerable monseñor Bernardo Antonini , animador del renacimiento de la Iglesia católica en Rusia y fundador del seminario católico de San Petersburgo.
Según el reciente comunicado al término de la 57ª Asamblea Plenaria de la Conferencia de Obispos Católicos de Rusia, celebrada cerca de Novosibirsk del 28 de febrero al 2 de marzo, la comunidad católica de Moscú conmemorará una vez más el proceso de 1923 del 7 al 9 de noviembre. La fecha de inicio de las celebraciones coincide con el aniversario de la revolución bolchevique de 1917, que tuvo lugar el 7 de noviembre, según el calendario gregoriano.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *