EUROPA/ITALIA – Un corazón ensanchado para la misión: el carisma de San Luigi Orione en el 150 aniversario de su nacimiento

Catolicismo Innovación y Emprendimiento

Roma – “El 23 de junio de 2021, cuando inauguramos el nuevo año para celebrar el 150 aniversario del nacimiento de nuestro fundador, no pensamos que podría tener tal impacto y fue una gran sorpresa ver cómo esta celebración ha abarcado a la Iglesia en todo el mundo”, asegura el padre Oreste Ferrari, misionero orionino que hasta hace poco ostentaba el cargo de vicario general. Comenta con la Agencia Fides el fruto de las celebraciones del 150 aniversario del nacimiento del padre Luigi Orione, fundador de la Pequeña Obra de la Divina Providencia, que se ha celebrado el 23 de junio en las parroquias y diócesis de los territorios de misión de todo el mundo donde está presente la Congregación. Nacido el 23 de junio de 1872 en Pontecurone, en la provincia de Alessandria, Luigi Orione fue proclamado santo por el Papa Juan Pablo II en 2004. “El corazón del padre Luigi no conoció fronteras porque fue engrandecido por la caridad de Cristo. Su misión fue llevar la Buena noticia al mundo y, sobre todo, la necesidad de la atención a la caridad como mediación para llegar a la Iglesia y a vivir el Evangelio. El mensaje principal de Don Orione es precisamente este: mediante la caridad amamos al Papa y amamos a la Iglesia porque este es el mensaje y la buena noticia del Evangelio”, explica el padre Oreste.

“Por eso es muy importante mantener viva su memoria en la historia de nuestra Iglesia y, sobre todo, promover una conciencia misionera a todos los niveles; es el mejor homenaje que podemos rendir a quienes dedican su vida al servicio de los más necesitados. Don Orione inició las primeras actividades apostólicas que dieron origen a la familia carismática de la Pequeña Obra de la Divina Providencia, compuesta por dos ramas principales: los Hijos de la Divina Providencia, con la comunidad de los Ermitaños, y las Pequeñas Hermanas Misioneras de la Caridad, con la comunidad de las Hermanas Sacramentinas ciegas y de las Hermanas de Clausura de Jesús Crucificado. Otros grupos que forman parte del carisma orionita son el Instituto Secular Orionita, el Movimiento Laical Orionita y el Instituto de María de Nazaret”, prosigue el padre Oreste que explica además que hoy la familia carismática orionita se extiende por unos 30 países: “La primera vez que Don Orione salió de Italia fue a Brasil, a América Latina, y fundó las obras tanto allí como en Argentina, donde también vivió durante 3 años de su ministerio. La congregación se ha extendido por todo el mundo precisamente con este mensaje, evangelizar a través de las obras de caridad, – pero no solo las institucionalizadas -, transmitiendo el mensaje de que precisamente a través de la caridad podemos conquistar a las personas y demostrar la maternidad de Iglesia”.

Refiriéndose a los desafíos misioneros de la familia orionita en el futuro próximo, el padre Oreste subraya: “Don Orione vio a la humanidad necesitada de consuelo en la fe, necesitada del corazón de Jesucristo y dijo, ‘hay que ir al pueblo. Tenemos que salir e ir hacia la gente. Solo la caridad salvará al mundo’. Así que nuestro compromiso como orioninos, y también hablamos de ello en el último capítulo general, es precisamente el de contar con la ayuda, con la oración y con la colaboración de muchos hermanos, de muchos laicos que están dispersos por el mundo, que es el mundo orionino compuesto de muchas naciones”. “Debemos fortalecer nuestra espiritualidad, nuestra consagración religiosa y nuestra identidad orionina para ser misioneros en nuestra forma de pensar y, sobre todo, en el testimonio de vida para transmitir el amor del Señor a través de las obras de caridad. Este es nuestro propósito y nuestro carisma”, concluye el padre Ferrari.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *