EUROPA/ITALIA – Misioneras Combonianas, 150 años de misión: una exposición que mira al Capítulo General

Catolicismo Innovación y Emprendimiento

Verona – El 150 aniversario de la fundación de los Misioneros Combonianos se conmemorará el 14 de septiembre en la Casa Madre, en Verona, con la inauguración de la exposición “Una promesa que continúa”, en vista de un proyecto más amplio de valorización del patrimonio cultural de la Congregación. De hecho, pronto se realizará el traslado del Archivo Histórico de la Congregación y la reorganización de la exposición permanente de los objetos del Museo de las Hermanas Misioneras Combonianas que, gracias a una nueva disposición, se situará en algunos de los espacios más significativos de la Casa Madre y, mediante el uso de tecnologías multimedia, permitirá contar la experiencia vivida de la experiencia misionera y mostrar su continua evolución.
“Una elección que también responde a los tiempos que corren”, explica la hermana Luigina Coccia, superiora general. “Nuestro Instituto sufrió un duro golpe cuando, poco después de su fundación, murió Daniele Comboni. Pero la visión de futuro de las hermanas que habían compartido la misión con él hizo que este precioso tesoro no se perdiese. Así, a pesar de las dificultades, y sabiendo responder a las nuevas necesidades, el Instituto ha llegado a cumplir un siglo y medio”.
Hoy hay 1.017 misioneras combonianas en el mundo pertenecientes a 34 naciones , la media de edad es de 70 años, lo que llama a la reflexión, que estará en la agenda del XXI Capítulo General que se celebrará en la Casa Madre del 1 al 26 de octubre. “Dado que las hermanas estamos en un proceso de disminución, podría existir la tentación de replegarnos en los países donde ya operamos”, comenta la hermana Luigina Coccia, “en cambio, creo que deberíamos reorganizarnos para que el Instituto siga expandiéndose en el mayor número de países posible, quizás con menos presencias y ampliando la colaboración con otras congregaciones, porque creemos que cada realidad humana, cada cultura, cada iglesia tiene mucho que aportarnos”. “Nos enriquece, no sólo con nuevos miembros, cultivando así la interculturalidad en nuestro interior, sino también con nuevas formas de entender lo que somos como misioneras combonianas hoy. Así que el reto y, al mismo tiempo, el sueño, es que como combonianas podamos seguir estando presentes en los cuatro continentes y, por qué no, también en los cinco”.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *