EUROPA/AUSTRIA – Beata Jaricot, “chispa” de la pasión misionera en todo el mundo

Catolicismo Innovación y Emprendimiento

Viena – La Beata Jaricot, su vida, sus obras, pero sobre todo su fe apostólica, que ha generado un verdadero movimiento misionero mundial, han sido el tema de una conferencia promovida por la Dirección austriaca de las Obras Misionales Pontificias , Missio Austria, celebrada la semana pasada en Viena. La conferencia se ha visto enriquecida por la participación de Mayline Tran, la niña francesa de 14 años curada hace 10 años gracias a la intercesión de la beata Pauline Marie Jaricot , y de su familia. La curación ha sido crucial para la beatificación de Jaricot, y el padre de Mayline, Emmanuel Tran, ha relatado no sólo el milagro, sino sobre todo los “frutos” que ha traído a toda la familia.
Entre los ponentes de la jornada de estudio y reflexión sobre la fundadora de las Obras Misionales Pontificias, han estado presentes la hermana Roberta Tremarelli, secretaria general de la Obra Pontificia de la Infancia Misionera, y el padre Dinh Anh Nhue Nguyen, secretario general de la Pontificia Unión Misional, así como varios directores nacionales de las OMP.
El padre Karl Wallner, director de Missio Austria, ha destacado que esta conferencia pretende dar a conocer la figura de esta joven de 23 años de la que nacieron las OMP. “La Beata Jarico – ha dicho el padre Wallner – es la chispa que encendió el fuego de la misión en todo el mundo”.
El padre Anh Nhue Nguyen ha subrayado lo crucial que es la figura de la Beata Pauline Jaricot para la misión evangelizadora de hoy, haciendo hincapié en los tres aspectos que el Papa Francisco, en su mensaje a las OMP para la beatificación de Jaricot , había destacado: la conversión de la Beata, su vida de oración en comunión con Dios y la concreción de la caridad. “A partir de esa conversión – ha afirmado el padre Nguyen – su vida estuvo marcada por la comunión y la oración con el Dios Uno y Trino”.
La hermana Roberta Tremarelli, por su parte, ha hablado del impacto de las Obras Misionales Pontificias de la Infancia en todo el mundo. Partiendo de la figura del fundador, monseñor Charles de Forbin-Janson, que en 1843 dio vida a la Obra para ayudar a los niños primero en China y después en todos los Continentes, ha recorrido los momentos más destacados de la historia de la Obra Pontificia hasta nuestros días, recordando su presencia en más de 120 países.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *