El afán de tomar posturas cómodas

Análisis y Opinión Chile

Hace mucho tiempo que el centro político en Chile despareció, o mejor dicho nunca fue una realidad. No lo fue con Eduardo Frei en las elecciones de 1970, ni lo fue con ninguno de los gobiernos de la concertación en los últimos años. Esto se debe a una razón práctica y concreta, todos buscan el poder para hacer del estado un botín a repartírselo de la mejor manera. Ningún gobierno ha estado exento de robos, malversaciones y perdidas de dinero que nunca terminan de aclararse.

Todos sabemos el destino de Chile en los próximos años. Este destino estaba fraguado desde el foro de Sao Paulo, como la conquista de Chile, y hoy gracias los votos de una generación que carece de análisis crítico logra pavimentar el camino hacia una convulsión social, económica y política que comenzará a dar muestras en los próximos meses y esto por elegir a un presidente que enarbola las banderas del “Neo comunismo”, tales como la identidad de genero y muchas otras, que hoy estratégicamente están silenciadas.

Es incomodo ver a personajes de la derecha haciendo gárgaras de buen comportamiento y auguran un futuro promisorio, aunque en realidad saben que pronto sus palabras no significarán nada. No ven las promesas fracasadas del socialismo del siglo XXI, con las que llegaron al poder en Venezuela; bueno más podríamos esperar si algunos diputados aspiran a que Chile sea una nueva Venezuela.

Esta realidad-destino, nadie la puede dudar ni ocultar, ni lo que hoy gozan del triunfo electoral ni de aquellos que juegan a tomar las mejores posiciones, con falso modo de buenas costumbres y haciendo uso de sus poderes visionarios avizoran un buen futuro. Lo que hacen en el fondo es pensar que existe en centro político y que ellos son los nuevos enviados iluminados.

Hace falta que los perdedores nos agrupemos en nuestras trincheras tenemos que fortalecer el trabajo que hemos venido haciendo y evitar correr al abrazo mezquino, que hipoteca el futuro de Chile y de las generaciones futuras a una patria libre y soberana.

A propósito de una frase de un trabajo que hicimos en la escuela, decía: “un colegio no esta limpio por lo mucho que se barre, sino por lo poco que se ensucia”. Deseo aplicar esto a los con afán buscan posturas cómodas, diciendo que le va bien a un país no por los muchos deseos de prosperidad, sino porque los hombres y mujeres comprometidos con los valores no abandonan sus posiciones por un abrazo y una foto, que es pan para hoy hambre para mañana.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *