CUANDO LOS IMBÉCILES GOBIERNAN

Actualidad Chile

CUANDO LOS IMBÉCILES GOBIERNAN

Resultados de la PAES, que el Ministerio de Educación —al más puro estilo de la otrora Unión Soviética— instó a no difundir, solo confirman que la brecha entre colegios estatales y privados ha aumentado groseramente, tan así, que los estudiantes de colegios particulares promedian en matemática hasta 200 puntos más que los otros. Solo 2 colegios estatales figuran entre los 100 primeros, uno de la comuna de Ñuñoa y otro de Temuco. ¿Dónde están la Bachelet, Eyzaguirre —el mismo que señaló que había que “bajar a otros de los patines”, es decir nivelar para abajo— y los demás ideólogos de este desastre? ¿Darán la cara? ¿Cómo es posible que el Instituto Nacional no figure ni entre los 200 primeros, cuando antes se jactaba de estar entre los 10 primeros?

Se propusieron medidas de diversa índole, pero todas apuntaban a lo mismo: un mayor control del Estado en la educación y ahí están los resultados. Fin al lucro, al copago y la selección en los colegios particulares subvencionados; no permitir que se pudieran hacer otros colegios si es que había una matrícula suficiente en la comuna; sacar a las municipalidades de la administración de los colegios y; universidades con su mecanismo de gratuidad, que hoy tiene a varias con serios problemas de sostenibilidad.

Todo partió de una premisa FALSA y DELEZNABLE: que el Estado podía escoger mejor que las familias la educación para sus hijos. RESULTADOS: una educación estatal peor que nunca y una educación estatal que ha alejado a los niños que estudian en ella de la posibilidad de acceder a la mejor educación.

Los resultados de hoy demuestran una regresión inaceptable y que debe llevarnos a exigir un cambio radical. Los eslóganes de “educación gratuita y de calidad”, con la que se organizaron marchas, tomas y reformas, no era más que una frase vacía o utilitaria, sin el menor análisis técnico. Simplismos torpes e inconducentes. El camino hacia el despeñadero es muy largo y tortuoso. Es un camino cargado de molotov y overoles blancos, de estatuto docente y resultados lamentables, de promesas incumplidas y demagogia galopante, de tomas estudiantiles, de prioridades trastocadas, de gobiernos y congresos que han tomado decisiones inadecuadas que han aprobado leyes malas y no han tenido consecuencias ni costos, que terminan pagando las familias y los niños. Así es, a la vera del camino se quedan los niños y sus esperanzas, generaciones de personas llamadas a aprender y que no logran los mínimos necesarios para aspirar una mejor vida.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *