CIVILES Y MILITARES EN DEFENSA DE LA PATRIA Y LA NACIÓN DE CHILE.

Análisis y Opinión Chile

 

“…en
general, “patria” se refiere al lugar de origen o la tierra natal de
una persona, mientras que “nación” se refiere a una comunidad
política con una identidad compartida, a menudo definida por factores como la
historia, la cultura y la lengua…”

 

Adolfo Paúl Latorre, Abogado
y Magíster en ciencia política, aunque nos adelanta que votará A FAVOR, en una
publicación en un diario digital, manifiesta lo siguiente “Como militar me
violenta la eliminación —en el núm. 1 del artículo 114— del concepto: “Las
Fuerzas Armadas existen para la defensa de la patria”, contenido en la
Constitución Política de 1980 (art. 101). La propuesta minimiza a las FF.AA. y
deja a sus miembros como meros funcionarios públicos, desvinculados del
concepto de patria, su sustento espiritual. La patria es el valor fundamental
de quienes profesan la carrera de las armas y por el que los militares están
dispuestos a dar su vida. Fue en defensa de la patria por la que se inmolaron
Arturo Prat y sus hombres y muchos otros héroes a lo largo de nuestra historia”.

Comentario con el cual
concuerdo en lo del A FAVOR, pero no así en su molestia sobre la nueva
constitución. También soy militar en retiro, pero creo que la palabra
“patria” además de referirse al país de origen, la tierra natal de
una persona o incluso a la “Madre Patria”, que evoca el origen de los nuevos mundos,
también es un sentido de pertenencia y conexión emocional con el lugar de
nacimiento o residencia. La idea de “patria” a menudo está ligada a
la identidad nacional y puede incluir aspectos culturales, históricos y
sociales que definen a una comunidad. Además, el concepto de “patria”
puede tener connotaciones emocionales y sentimentales, expresando el amor y el
compromiso hacia la tierra de origen.

En general,
“patria” se refiere al lugar de origen o la tierra natal de una
persona, mientras que “nación” se refiere a una comunidad política
con una identidad compartida, a menudo definida por factores como la historia,
la cultura y la lengua. En algunos contextos legales, estos términos pueden ser
utilizados de manera intercambiable, pero la interpretación exacta dependerá
del marco jurídico específico de cada lugar.

De igual forma, creo que
la existencia de un país no está directamente amenazada por la ausencia de la
palabra “patria” en su constitución. La existencia de un país se basa
en una combinación de factores, como su reconocimiento internacional, su
estructura política, sus instituciones y el cumplimiento de las leyes. La
inclusión o exclusión de ciertos términos en una constitución no determina por
sí sola la existencia de un país.

 

Sin embargo, el concepto
de “patria” a menudo desempeña un papel importante en la cohesión
social y en el sentido de identidad nacional. Su presencia o ausencia en la
constitución puede influir en la forma en que la población percibe su conexión
con el país y sus valores compartidos. Aunque no es un factor determinante para
la existencia del país, puede tener implicaciones en el ámbito cultural y
emocional de la sociedad.

También estimo que el valor
de la “patria” no es exclusivo de las Fuerzas Armadas. El sentimiento
de amor y compromiso hacia la patria es compartido por personas de diversos
ámbitos de la sociedad, no solo por aquellos que sirven en las fuerzas
militares.

Aunque las Fuerzas
Armadas a menudo enfatizan el servicio y la defensa de la patria como parte
fundamental de su misión, el valor de la patria es compartido por la sociedad
en general. Ciudadanos, independientemente de su ocupación, pueden sentir un
fuerte lazo emocional y un compromiso hacia su patria, contribuyendo al sentido
de unidad y pertenencia en la sociedad.

Del mismo modo, el
propósito de las fuerzas armadas puede variar según la perspectiva y la
legislación de cada país. En muchos casos, se utilizan indistintamente los
términos “patria” y “nación” para describir el objeto de la
defensa militar. En un contexto más amplio, la misión de las fuerzas armadas a
menudo implica la protección de la integridad territorial, la soberanía y los
intereses nacionales.

En resumen, ya sea para
la defensa de la patria o la nación, el objetivo principal de las fuerzas
armadas suele ser salvaguardar la seguridad y los intereses fundamentales del
país que sirven, entendiéndose que la seguridad y la defensa de la Patria, es
una responsabilidad de todos, no solo de los que visten uniforme, cuyo juramento
por lo demás— es una invención de los políticos e inexistente en la
época de Arturo Prat o de Ignacio Carrera Pinto, honorables y valientes soldados
que más allá de ser uniformados, sin ese juramento, fueron chilenos que dieron
su vida por la patria, tal como lo haría cualquier civil que tuviera que tomar
las armas para defender a su nación, porque al final del día todos “los civiles y militares, son responsables
de la defensa de la patria y la nación”.

 

Christian
Slater Escanilla.

Coronel
(R) del Ejército de Chile.

Advertisements