Chile en el abismo: Un llamado al sentido común

Chile Editorial

Chile en el abismo: Un llamado al sentido común

 

Chile, una nación que ha sido reconocida por su estabilidad política y su economía en crecimiento, se encuentra actualmente en una encrucijada. El país enfrenta una serie de desafíos políticos, sociales y económicos que han creado una sensación de incertidumbre y división en la sociedad chilena. En este momento crucial, es esencial que el país se una en busca de soluciones y evite caer en un abismo de polarización y estancamiento.

 

Es de todos sabido que los políticos cuando están en campaña prometen todo lo que los votantes quieren oír y que todos saben que no podrán cumplir. En resumen, en Chile nadie ha cumplido el lo que ha prometido para llegar al poder, incluso aquellos que enarbolan principios intransables han quedado al descubierto de que también mienten y no cumplen.

 

Nunca fue la constitución, esta bandera la han levantado los políticos y han vendido una ilusión de que esta “nueva y buena constitución” va a traer paz y bienestar a un pueblo maltratado y golpeado por la violencia delictual, por el narco trafico y por la corrupción en la política, ya no cree. La paradoja de todos esto es que una constitución debe velar por que el estado no abuse de sus poderes y avasalle al pueblo y no es por ende una lista interminable de derechos que tiene la propuesta. Una constitución debe ofrecer limites a la clase gobernante y garantías al pueblo.

 

Además, la reciente elección de una nueva Constitución representa un hito histórico para Chile, las ideas de la derecha obtuvieron un apoyo extraordinario, quizás muestra el cansancio, el agotamiento frente a la delincuencia, y a las pocas soluciones que se ofrecen y a lo disparatado que parece ser para el ciudadano común el escribir una nueva constitución, pues ya se ha dado cuenta que con la actual le ha ido bien a Chile y por ende a todos.

 

Pero también plantea desafíos significativos en términos de redacción y aprobación de una nueva carta magna que refleje los intereses y valores de todos los chilenos. La polarización en torno a este proceso es evidente y es crucial que se fomente un diálogo constructivo y se busque el consenso. Consenso que parece haber llegado de la mano de los republicanos que entregaron sus principios y valores por los que fueron electos. El sentido común y la sabiduría popular se impondrá en las urnas en las próximas elecciones y por lógica deben perder aquellos que han mentido para llegar al poder.

 

 

En este contexto, es fundamental que los líderes políticos, la sociedad civil y la ciudadanía en su conjunto trabajen juntos para abordar estos desafíos de manera efectiva. La unidad y el compromiso con la justicia social, la igualdad y la transparencia son esenciales para superar este período de incertidumbre.

 

Chile tiene un legado de superación de desafíos y avance hacia un futuro mejor. Ahora es el momento de recordar ese espíritu de unidad y acción, y de avanzar juntos hacia un Chile más respetuoso de estado de derecho, sin violencia y con plena libertad de expresión. El abismo puede evitarse, pero solo si todos los chilenos se unen para superar los obstáculos y construir un futuro más brillante para el país.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *