Camaleones Conversos

Análisis y Opinión Chile
Cristián Labbé Galilea
A medida que pasan los días y nos acercamos a la instalación del nuevo gobierno, nos enteramos de quienes serán las futuras autoridades nacionales y, a través de sus primeras declaraciones, nos vamos sorprendiendo al comprobar la “conversión exprés” que han tenido. En menos de 30 días, radicales activistas de izquierda mutaron a “moderados y santos varones” de la política nacional. ¡Milagroso… por decir lo menos!
A pesar de lo dudoso de esa conducta, quedan actores de la vida política, económica y social nacional que creen que la “metamorfosis” es real, que todo irá por un carril de normalidad, y se resisten a asumir que: dado lo vivido por el país en los últimos años, las transgresoras iniciativas de la Convención Constituyente y, conociendo sobradamente a los personajes que llevan “la batuta”, ese escenario es altamente improbable… Así y todo, prefieren disimular sus crecientes temores… ¡Preocupante!
Como es fácil suponer que, entre nuestros parroquianos, habrán “de los unos y de los otros”, los suspicaces y los cándidos, esta ecuánime pluma sugiere que cada feligrés saque sus propias conclusiones después de revisar no sólo el historial, las competencias, las experiencias y las militancias de cada “nominado”, sino que también sus recientes declaraciones y actuaciones… ¡Se sorprenderán!
Comprobarán que, ahora, los tan “mentados personajes” ya no se reconocen como parte de la izquierda dura y revolucionaria que siempre pregonaron porque, según la Vocera Vallejos, ellos son de centro izquierda… ¡Sospechosa la cuestión!
Con toda desfachatez y después de, literalmente, incendiar medio país, llaman a la “primera línea” a no expresarse en las calles, a no marchar, a no hacer desordenes, porque las movilizaciones callejeras no ayudan en nada… ¿Puede ser honesto ese llamado?…
¡Claro que no! Basta con advertir que los nombramientos de las “cabezas ministeriales” contradicen la moderación y prudencia que se pretende comunicar… Piense mi objetivo lector si no es una provocación a las FF.AA y un descriterio político nombrar a la comunista cubano-chilena Fernández Allende en la Cartera de Defensa.
En ese sentido cabe preguntarse: ¿qué persona relativamente normal puede estar de acuerdo con que la primera reunión de gabinete sea en la Casa del Cañaveral, donde el Presidente Allende hacía de las suyas? Si alguien piensa que no es una actitud provocadora… tampoco podrá sostener que es un acto que pacifica los ánimos políticos.
Así, son muchas las situaciones que se pueden considerar como inconsistentes con la moderación que quiere transmitir el Presidente Electo y sus adláteres; más bien se condicen con una “conversión fingida” cuyo propósito es “anestesiar” a la comunidad nacional y al mundo internacional, para así hacerse del Poder sin mayores convulsiones.
En fin, parece innecesario seguir enumerando actitudes y situaciones contradictorias entre lo que se sostiene y lo que se hace. Cada lector podrá ir agregando “las sorpresas” que diariamente nos dan estos “Camaleones conversos” que, como ese conocido reptil, buscan encubrir su verdadero color para protegerse y engañar a sus incautas presas sobre sus reales intenciones.
Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *