ASIA/CHINA – Fiesta de Nuestra Señora de Lourdes, la parroquia pequinesa de Xi Tang pide a María gracias y curaciones en la Jornada Mundial del Enfermo

Catolicismo Innovación y Emprendimiento

Pekín – La parroquia pequinesa de Xi Tang celebra el 300 aniversario de su fundación invitando al pueblo de Dios a realizar una “peregrinación” espiritual mañana 11 de febrero, día en que la liturgia celebra la fiesta de Nuestra Señora de Lourdes.
El 11 de febrero de 1958, la Virgen Inmaculada se apareció por primera vez a Bernadette Subirous en la gruta de Massabielle, en los Pirineos franceses. Los católicos chinos sienten una gran devoción por las apariciones marianas de Lourdes, reconocidas por la Iglesia. Con motivo de la fiesta, se invita a los católicos de Pekín a acudir personalmente a la iglesia de Xi Tang, donde podrán recorrer la historia de las apariciones, meditar sobre los 18 mensajes confiados por la Virgen Inmaculada a Bernadette Subirous del 11 de febrero al 16 de julio de 1858, recibir el agua bendita llegada de Lourdes, tocar una piedra del Santuario francés, ir en procesión hasta la estatua de Nuestra Señora de Lourdes para rezar el Rosario, participar en la Adoración Eucarística y obtener la indulgencia plenaria. Durante dos horas de peregrinación espiritual, a pesar de encontrarse a miles de kilómetros de distancia, los católicos chinos podrán empaparse del ambiente íntimo y devoto de Lourdes, y podrán “rezar por sí mismos, por su familia, por la Iglesia, por la Nación y por el mundo marcado por los sufrimientos de la guerra, la pandemia, el terremoto…. invocando gracias y curaciones por intercesión de Nuestra Señora de Lourdes”.
El sábado 11 de febrero, la Iglesia celebra también la XXXI Jornada Mundial del Enfermo. Las comunidades católicas de China, que en los últimos meses han compartido la trágica evolución del último brote de la pandemia, también leen a la luz de esta experiencia, las consideraciones y recordatorios ofrecidos por el Papa Francisco en su mensaje para la Jornada del Enfermo, titulado “«Cuida de él». La compasión como ejercicio sinodal de sanación”.
La parroquia de Xi Tang , que también celebra este año su tricentenario, es una de las cuatro iglesias católicas más importantes del centro de Pekín, la única de estos lugares de culto que no fue fundada por los jesuitas. Su fundador es el famoso misionero lazarista italiano padre Teodorico Pedrini, enviado por la Congregación de Propaganda Fide. El terreno donde se levanta la iglesia fue comprado por los lazaristas, que más tarde donaron este complejo a Propaganda Fide. En 1730, la iglesia resultó gravemente dañada por un gran terremoto que sacudió la capital china y provocó la muerte de más de cien mil personas. Completamente destruida en 1811 y reconstruida en 1867 tras las Guerras del Opio, la iglesia sufrió una nueva destrucción en 1900, durante la rebelión de los bóxers. Se reconstruyó de nuevo en 1912. Tras varias décadas cerrada, la iglesia volvió a abrir sus puertas en 1994. En el interior, junto a la puerta de entrada, una placa conmemorativa en latín y chino traza la historia de su fundación. En la memoria espiritual de los católicos de Pekín, la iglesia también está vinculada a la devoción a la Medalla Milagrosa.
.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *