AMÉRICA/VENEZUELA – Parroquias misioneras y ejercicio de la sinodalidad: una contribución de los católicos a la vida civil y pública

Catolicismo Innovación y Emprendimiento

Caracas – “La Parroquia que soñamos está llamada a evangelizar y ser evangelizada, a ser comunidad de comunidades sostenida por la espiritualidad de comunión, a celebrar los misterios de la fe como fuente de comunión y misión, solidaria y comprometida con todos, especialmente con los más necesitados, realizando obras de caridad, atendiendo a los cambios culturales, animando la promoción humana y el desarrollo integral, incidiendo en la transformación de las estructuras excluyentes y depredadoras de la Casa Común”. Es uno de los puntos del mensaje final de la II Asamblea Nacional de Pastoral, que se ha celebrado del 8 al 10 de julio de 2022, sobre el tema “Una Parroquia misionera en salida para los nuevos tiempos”.
Unos 300 entre obispos, presbíteros, diáconos, miembros de la vida consagrada, laicas y laicos, se han reunido, de forma virtual y en presencia, “para escuchar la voz del Espíritu Santo, en el ejercicio de la escucha mutua, para soñar la parroquia que queremos, y discernir la voluntad de Dios, en comunión con el Magisterio del Papa Francisco”.
En el mensaje final, recibido en Fides, se pone de manifiesto que “desde hace mucho tiempo caminamos juntos, en sinodalidad, práctica impulsada con el Concilio Plenario de Venezuela”, y el camino preparatorio de esta asamblea, ha conducido “a escuchar, dialogar, discernir y fructificar”, “ahora seguimos caminando con el compromiso de hacer realidad las mociones que el Espíritu Santo nos ha dado. Luego enfatizan la necesidad de la conversión que “debe tocar lo personal, lo eclesial, lo pastoral, y lo social”, que dinamizará los procesos de evangelización y hará que las parroquias “sean auténticamente misioneras y en salida para los nuevos tiempos”.
Compartiendo los gozos y esperanzas, las angustias y tristezas de todos los ciudadanos, los participantes de la Asamblea están convencidos de que “podemos tener una mejor Venezuela, más fraterna, más humana, donde haya justicia y paz”, por ello “desde cada una de nuestras parroquias, queremos ser constructores de un país, con un tejido social más justo y fraterno; queremos asumir el llamado a ser testigos del amor y la ternura de Dios y avivar la esperanza desde la opción misionera”. La parroquia “está llamada a la conversión pastoral, responder con creatividad, bajo la guía del Espíritu Santo, a los desafíos del tiempo actual, ser comunidades fraternas, donde todos se sientan amados y acogidos y salgan a las periferias humanas y existenciales a anunciar a Jesucristo Resucitado, celebrando la fe y viviendo la caridad”.
Tras reiterar que “la Iglesia es sinodal, y debe estar siempre en salida” el mensaje invita a renovar las estructuras pastorales, a constituir en todas las parroquias el Consejo Pastoral y Económico, “como estructuras que dinamizan la acción evangelizadora, siempre en apertura al Espíritu Santo que irá inspirando nuevas estructuras que impulsen la sinodalidad y misión, así como nuevos ministerios orientados a la evangelización”. Las parroquias además, deben ser “entornos seguros, donde se salvaguarde y proteja a las personas vulnerables”, y espacios privilegiados “para la reconstrucción del Pacto Educativo Global”.
En la parte final, el mensaje invita: “¡Vayamos al encuentro del hermano! caminemos juntos en la escucha, en el diálogo, en el discernimiento, en la misión, creando una nueva cultura del consenso, donde todos estén involucrados como Iglesia Pueblo de Dios. Vivamos con los demás, oremos con los demás, obremos con los demás, con todos, buscando el bien común, la fraternidad de los hijos e hijas de Dios y la amistad social, siempre con criterios de Evangelio. Si así lo hacemos, podremos decir que el ejercicio asiduo de la sinodalidad es un gran aporte de los cristianos católicos a la vida civil y pública”.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *