AMÉRICA – Religiosos preocupados “por el deterioro de la democracia, el tejido social y la creciente inestabilidad política”

Catolicismo Innovación y Emprendimiento

Bogotá – La Confederación de Religiosos de América Latina y el Caribe ve “con profunda preocupación el deterioro de la democracia, el tejido social y la creciente inestabilidad política en muchos de nuestros países hermanos, donde las libertades fundamentales están comprometidas”. El mensaje recuerda la reciente 21ª Asamblea General Ordinaria de la CLAR, que reunió a 22 Conferencias Nacionales del 1 al 4 de junio en Colombia. La Asamblea fue una oportunidad para volver a escudriñar los signos de los tiempos y abrirse a la voz del Espíritu .
Los religiosos lanzan un vehemente llamamiento a los dirigentes políticos, sociales y económicos para que den prioridad a las respuestas a las grietas que ha dejado la pandemia de Covid 19 en los sistemas sanitario, educativo y social. “Es inaceptable -continúan- que la amenaza a la democracia, el cambio climático y la falta de acceso equitativo a las oportunidades económicas, sociales y políticas sigan afectando de manera desproporcionada y grave a la vida de las personas más vulnerables y sistemáticamente excluidas en cada uno de nuestros países”.
En el mensaje, reafirman su solidaridad con los pobres y la tierra, y expresan su cercanía y afecto a sus hermanas y hermanos religiosos, especialmente en Cuba, Haití, Nicaragua y Venezuela, en estos momentos de extrema dificultad e inseguridad. “La situación de sus comunidades de fe y de vida, y especialmente la de las personas y comunidades a las que acompañan, nos interpela y nos invita a cuidarnos unos a otros, con la certeza de que llevamos un tesoro en vasos de barro y en condición de fragilidad”.
Por último, piden a la vida religiosa que sea solidaria con los marginados de la historia y de la tierra, mostrando valentía, serenidad interior y plena confianza en la acción de Dios. “Como vida religiosa velamos, supervisamos y apoyamos a los más vulnerables a través de la oración, la comunicación y la incidencia política y social. El testimonio comprometido y perseverante nos fortalece, y esta fuerza inspira solidaridad y esperanza”.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *