AMÉRICA/PERÚ – Se prolonga el toque de queda en la región de Puno; los obispos piden a las autoridades una “solución inmediata”.

Catolicismo Innovación y Emprendimiento

Puno – Con un decreto publicado en una edición extraordinaria del boletín de medidas legislativas, el gobierno de Perú ha prorrogado por diez días más el toque de queda en la región de Puno, que entrará en vigor desde las 20 horas de hoy, 25 de enero, hasta las 4 horas del día siguiente. Según la información recogida por la Agencia Fides, el decreto ha sido firmado por la Presidenta de Perú, Dina Boluarte; el Primer Ministro y los Ministros de Interior, Defensa y Justicia y Derechos Humanos.
La región de Puno, formada por 13 provincias y 107 distritos, está situada al sur del país, en la frontera con Bolivia. Las orillas occidentales del lago Titicaca están dentro del territorio de esta región. El puerto comercial y el mercado de ganado son importantes para la economía local. A 50 km de la ciudad de Puno se encuentra el yacimiento arqueológico precolombino, destino de estudiosos y turistas. Pun ha sido uno de los epicentros de las protestas antigubernamentales iniciadas el 7 de diciembre, que se saldaron con muertos y heridos en enfrentamientos con las fuerzas policiales, la mayoría de ellos cerca del aeropuerto.
Preocupados por los actos de violencia durante las protestas en el sur del país, y por el sufrimiento de la población, los Obispos de la sierra del Perú han lanzado un llamado a los miembros del Congreso de la República “que pueda dar una solución inmediata al pedido que realizan nuestros hermanos y hermanas, y así, impedir mayores acontecimientos que puedan generar pérdidas humanas, evitar personas heridas, agresiones a las entidades públicas y privadas”. También llaman la atención sobre la necesidad de alimentos básicos que, debido al aumento del coste de la vida, muchos no pueden obtener.
El pronunciamiento titulado «No a la violencia, venga de donde venga! ¡No más muertes!», está dividido en siete puntos, y está firmado por el Obispo de la Diócesis de Puno, Mons. Jorge Carrión; el Obispo de la Diócesis de Sicuani y Administrador Apostólico de la Prelatura de Ayaviri, Mons. Pedro Bustamante; el Obispo de la Prelatura de Huancané, Mons. Giovanni Cefai, y el Obispo de la Prelatura de Juli, Mons. Ciro Quispe.
El texto recuerda el llamamiento del Papa Francisco por el Perú en el Ángelus del domingo 22 de enero y el último mensaje de la Conferencia Episcopal Peruana del 20 de enero , luego subraya que los Obispos, en comunión con sus sacerdotes, son conscientes de la difícil situación que viven las comunidades, y destaca el valor sagrado e inviolable de la vida humana, don de Dios a cada uno de nosotros.
A continuación, recuerdan el compromiso de la Iglesia en la época de la pandemia para aliviar el sufrimiento de la población, “de una manera silenciosa y en solidaridad”. Tal compromiso continúa todavía “en la actual y dolorosa coyuntura que nos encontramos viviendo”, a través de la Cáritas y de las parroquias, “por lo que, nuestros pueblos, jamás estuvieron ni estarán solos, sino que están acompañados por nosotros en el dolor que atraviesan las familias, que han perdido a sus hijos, hermanos, padres y madres en estos enfrentamientos, y de la misma manera, todos los heridos”.
Los obispos reiteran que continúan al servicio de la población de acuerdo a su misión, para ayudar en la alimentación, la salud, además de la asistencia psicológica y jurídica, exhortando a la población a no dejarse engañar por noticias falsas difundidas a través de algunas redes sociales: “la Iglesia siempre se pone al servicio con la verdad que nos hace hombres libres”.
Por último, hacen un llamamiento a todos para que colaboren y aúnen esfuerzos, como han hecho hasta ahora, para paliar las consecuencias de la falta de lluvias en esta región.
El texto concluye con un llamamiento “a las autoridades de turno del Poder Ejecutivo y especialmente con mayor atención, al Poder Legislativo, a tener presente los pedidos de nuestros pueblos de manera respetuosa y humilde, que clama por ser escuchado. Tenemos la plena confianza que, si esto es así, se pueda en ese acto, retomar la paz y tranquilidad de nuestra nación”.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *