AMÉRICA/PERÚ – Protestas y enfrentamientos en las plazas; los Obispos: “calmar los ánimos para proteger nuestra débil democracia”

Catolicismo Innovación y Emprendimiento

Lima – La Defensoría del Pueblo de Perú ha informado de que siete personas murieron en enfrentamientos entre la policía y manifestantes que salieron a las calles en varias ciudades del país durante el fin de semana para exigir el cierre del Parlamento, la dimisión de la nueva Presidenta, Dina Boluarte, y el regreso al poder de Pedro Castillo, que fue detenido y destituido. Entre las víctimas había tres adolescentes. Los gobiernos de México, Argentina, Colombia y Bolivia han apoyado públicamente al Presidente Castillo, ya que consideran que “desde el día de su elección, ha sido víctima de un movimiento hostil y antidemocrático, en violación de la Convención Americana sobre Derechos Humanos”.
En la tarde del 7 de diciembre, el presidente peruano, Pedro Castillo, acusado e investigado por varios casos de corrupción desde el inicio de su mandato en 2021, antes de que se votara la tercera moción de censura de este año por “incompetencia moral”, disolvió el Parlamento, convocó nuevas elecciones y decretó el estado de emergencia. El Parlamento, sin embargo, le destituyó y llamó a sucederle a la Vicepresidenta Dina Boluarte, que juró su cargo durante una sesión extraordinaria. Castillo después fue detenido por “delitos contra el Estado y el orden constitucional” .
Estos sucesos han provocado manifestaciones populares en varias ciudades del país, a pesar de la promesa de nuevas elecciones, reavivando los contrastes entre los dos bandos políticos que llevan tiempo provocando inestabilidad política. Hace unas horas, la Conferencia Episcopal Peruana ha emitido un comunicado sobre los “recientes y dolorosos episodios de violencia” ocurridos en el país como consecuencia de la crisis política. En el texto, titulado «¡No a la violencia! No al desgobierno!», que lleva por fecha el 12 de diciembre, festividad de la Santísima Virgen de Guadalupe, los Obispos expresan su pesar por las muertes ocurridas tras los enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas del orden, expresando sus condolencias a las familias. “Hacemos una apremiante invocación – escriben los Obispos – a construir puentes de diálogo, llamando a la serenidad a todos nuestros compatriotas que realizan protestas en diversas partes del país, cuyos reclamos, cuando justos, deben ser escuchados; pero que ejerzan su derecho sin violencia”.
Por ello, los obispos peruanos lanzan una serie de llamamientos a las Fuerzas del Orden, en particular a la Policía Nacional, “para actuar en el marco de la Ley, velando por la integridad de las personas”; a la clase política, en particular al Poder Ejecutivo y a los Congresistas de la República, para que se preocupe por “la institucionalidad, el orden democrático, el debido proceso y el bien común de todos los peruanos, especialmente de los más desprotegidos”; a todas las instituciones del Perú, “para que procuren la estabilidad del país, porque no podemos darnos el lujo de un desgobierno en nuestra Patria”.
Con sentidas palabras, los obispos concluyen su mensaje reiterando que “nuestro querido país no debe continuar en la zozobra, el miedo y la incertidumbre. Necesitamos diálogo sincero, calmar los ánimos para proteger nuestra débil Democracia, conservar la institucionalidad y mantener la fraternidad de nuestro pueblo”. Y por último, afirman: “La violencia no es la solución a la crisis ni a las diferencias. ¡No más hechos de violencia!, ¡No más muertes! ¡El Perú debe ser nuestra prioridad!”.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *