AMÉRICA/PARAGUAY – Pacto educativo, tierras, pueblos indígenas, elecciones y compromiso de los laicos para transformar la Iglesia y la sociedad

Catolicismo Innovación y Emprendimiento

Asunción – El “estado crítico” del sistema educativo nacional, la situación de la tierra y los territorios de los pueblos indígenas, las próximas elecciones generales de abril en las que es necesario elegir a personas honestas, idóneas para la tarea que asumen y de probada honradez: son los principales temas que los obispos de Paraguay han abordado en la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal, que ha terminado este 4 de noviembre.
La Asamblea, presidida por el primer cardenal de la historia del país, Adalberto Martínez Flores, arzobispo de Asunción, ha tenido lugar “en el camino hacia una nueva normalidad en la era post-pandémica”. Los obispos han agradecido “la vida de las familias que cultivan el amor, el diálogo y la solidaridad”, valores importantes para la sociedad, señalando como un problema “la inflación y la dificultad de encontrar un trabajo digno y seguro”, y pidiendo un compromiso con la educación de las nuevas generaciones.
El camino del sínodo ha sido descrito como “una inmensa gracia de Dios”, que “muestra una imagen de nuestra Iglesia en plena vida, con sus alegrías y penas, compartiendo sueños y esperanzas”.
En primer lugar, los obispos llaman la atención sobre “la importancia y la urgencia de una educación accesible y de calidad”, considerando “innegable el estado crítico del sistema educativo nacional”. Por ello, es necesario trabajar por un Pacto Educativo Nacional y una educación integral que prepare a las nuevas generaciones para acompañar y guiar el camino presente y futuro del país. El Plan Nacional de Transformación Educativa “ha generado enfrentamientos y crea inseguridad” destacan los obispos, que piden que se apliquen los valores irrenunciables de la Constitución, como la dimensión trascendental, la familia, la vida y la dignidad de la persona. Por ello, la Pastoral Educativa de la Conferencia Episcopal ha convocado a las instituciones educativas católicas del país a un pre-congreso el 7 de noviembre, para “iniciar un análisis y aportar propuestas sobre la educación en Paraguay”.
A continuación, el mensaje de los obispos menciona la cuestión de la tierra y los territorios de los pueblos indígenas, una situación que “duele e indigna”: “no es posible seguir permitiendo la acumulación de tanta tierra en manos de unos pocos y privar a una gran mayoría de la posibilidad de soñar y realizar una vida digna en tierras legalmente asignadas”. Por ello, “los continuos desalojos de comunidades indígenas” y la violencia de las instituciones estatales para llevarlos a cabo, “nos cuestionan y nos invitan a reflexionar sobre en qué tipo de sociedad estamos viviendo”. Los obispos consideran que “el Estado debe mantener una posición firme y coherente con los pueblos indígenas, que tienen un derecho real e inviolable, reconocido por innumerables leyes”, y al mismo tiempo invitan a las comunidades y organizaciones indígenas a defender sus derechos “dialogando con los organismos gubernamentales”.
En abril del próximo año se celebrarán elecciones generales en Paraguay, para las que los obispos apelan a “una cultura del bien común, un ejercicio libre y responsable del derecho y el deber de votar, un debate sano y constructivo sobre el futuro de nuestro país”. El proceso sinodal ha puesto de relieve la importancia del diálogo social, de ser capaces de mirar hacia objetivos de justicia y paz, de caminar juntos, sin dejar a nadie atrás. Los laicos católicos, especialmente en este Año dedicado a ellos por la Iglesia del Paraguay, están llamados a ser “fermento de cambio y transformación en la Iglesia y la sociedad”, “militantes apasionados en la promoción y defensa de la justicia, la verdad y la convivencia fraterna en la sociedad”, mirando especialmente a los más pobres y vulnerables, buscando construir juntos “un país más humano y cristiano”.
En la parte final del mensaje, los obispos informan que durante la asamblea han rezado por los secuestrados y desaparecidos, compartiendo el sufrimiento de las familias, e invitan a todos a participar en el Censo Nacional, “un instrumento muy importante para fundar y orientar las futuras políticas públicas”, invocando la bendición de Nuestra Señora de Caacupé para el pueblo paraguayo.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *