AMÉRICA/MÉXICO – No se puede construir la paz por la violencia doméstica y la desintegración del tejido social

Catolicismo Innovación y Emprendimiento

Ciudad de México – Según el Instituto Nacional de Salud Pública de México y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, sólo 3 de cada 10 niños crecen en un ambiente libre de violencia. Esto significa que el 70% de los niños en México viven sufriendo algún tipo de violencia física, psicológica o simbólica. Datos similares se desprenden de la Encuesta de Cohesión Social para la Prevención de la Violencia y la Delincuencia del INEGI: el 50% de los jóvenes entre 12 y 29 años vive en situaciones de conflicto constante. De este porcentaje, 44.2% evita convivir con sus familiares debido a estas situaciones de conflicto, lo que fomenta el consumo de sustancias que generan dependencia en niños y adolescentes.
Estas estadísticas aparecen citadas en el último número del semanario católico de la Arquidiócesis de México, «Desde la fe», que llama la atención sobre la violencia doméstica. La semana pasada, reporta el editorial, las iglesias de México vivieron la ‘Jornada Mensual de Oración’, que en esta ocasión tuvo como objetivo invocar a Dios por todas las personas que sufren violencia intrafamiliar y la desintegración del tejido social. “También se pidió a la Virgen de Guadalupe que ilumine y guíe a las familias para que sigan construyendo la paz que anhelan”. Las ‘Jornadas Mensuales de Oración’ fueron instituidas a raíz del asesinato de los dos sacerdotes jesuitas en junio de 2022 , por iniciativa de la Conferencia del Episcopado Mexicano , de la Compañía de Jesús en México y de la Conferencia de Superiores Mayores de Religiosos de México , con el fin de sensibilizar sobre la realidad de que la paz, como don de Dios, debe ser construida en todos los ámbitos.
En cuanto a la violencia contra las mujeres, el semanario católico mexicano señala que es alarmante el número de mujeres que son maltratadas dentro de sus hogares. Ellas son las principales víctimas de la violencia intrafamiliar con 70,7% de los casos, según el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia. “Para muchas mujeres, el hogar es más bien un campo de guerra donde sufren graves lesiones de todo tipo, donde es más fácil suicidarse como una aparente salida a su dolor, y donde desafortunadamente algunas encuentran la muerte debido a los brutales golpes infligidos por sus parejas. La violencia doméstica es un fenómeno extremadamente complejo, por lo que su solución requiere múltiples enfoques y un trabajo interdisciplinar conjunto de diversas instancias sociales, políticas y religiosas”.
Citando las palabras del obispo auxiliar de México, Luis Manuel Pérez Raygoza, el semanario nos invita, como sociedad, a cuidar a nuestras familias, a denunciar a las personas y situaciones que favorecen el crecimiento del problema, a fortalecer la educación, a exigir la impartición de justicia, el respeto a los derechos humanos y la atención a las víctimas. “Como pueblo predominantemente católico – concluye el editorial – también podemos contribuir significativamente proclamando y ofreciendo la única fuerza capaz de sanar y transformar los corazones desde la raíz: el amor de Dios. Además de alentar en la medida de lo posible a que los perpetradores se abran a la acción de Dios y puedan sanar en lo más profundo de sus corazones”.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *