AMÉRICA/MÉXICO – No caigamos en el desánimo, no menospreciemos los signos de esperanza, Cristo resucitado camina con nosotros

Catolicismo

Ciudad del México – “Aunque es imposible ignorar los múltiples escenarios, en los que por doquier parecen campear signos de muerte, tampoco podemos caer en desánimos pesimistas que podrían infectarnos de miedos y secuestrar nuestra esperanza”. Es el llamamiento lanzado por los Obispos de México, reunidos en Asamblea Plenaria. En su mensaje enumeran las arduas realidades a las que se enfrentan los mexicanos: violencia, delincuencia, violación de derechos, mentiras, migración forzada, pobreza creciente y polarización social e ideológica. Frente a todo ello, los Obispos reafirman su compromiso “para que la paz ocupe el lugar de la violencia, la rivalidad abra paso a la reconciliación y el egoísmo a la caridad, para que la unidad supere a la división, la verdad a la mentira, la justicia a la impunidad y la vida a la muerte”.
Pero los obispos también exhortan a no minimizar los signos de esperanza que están presentes en el país, como “la disposición a trabajar, los esfuerzos de las familias para salir adelante, el desarrollo de muchos niños y adolescentes, el esfuerzo de todos para superar los estragos de la emergencia sanitaria”. E invitan “a luchar con valor y decisión”, convencidos de que “el Buen Pastor, que ofrendó la vida en la cruz para rescatar a sus ovejas, pero que vive resucitado y glorioso, nos conduce y acompaña siempre”.
En el mensaje, los obispos mexicanos reafirman así su opción de caminar juntos, por lo que animan a todos los hermanos “a avanzar con paso firme y decidido, unidos en la fe, la esperanza y la caridad, sobre todo hacia nuestros hermanos más necesitados”, ejerciendo sobre todo la misericordia. “Avancemos juntos, guiados por la luz pascual, como Iglesia, peregrina, que anuncia y testimonia el Evangelio, viviendo el espíritu y la comunión sinodal” a la que sigue invitando con insistencia el Santo Padre Francisco. “Convencidos de que Cristo camina con nosotros, invitamos todos a luchar sin desfallecer para que la tan deseada sinodalidad no sea solo una teoría abstracta, sino una opción real y efectiva en nuestra vida eclesial”.
“Necesitamos recobrar el fervor y la frescura pascual de la primera comunidad cristiana” exhortan de nuevo los obispos, pidiendo que se persigan los objetivos del Proyecto Pastoral Global, para que los planes de las diócesis, parroquias y comunidades religiosas mexicanas procedan en armonía y con un mismo espíritu. Una última exhortación se refiere al compromiso con las diversas iniciativas de construcción de la paz, que la Iglesia, en colaboración con algunas organizaciones de la sociedad civil, está llevando a cabo en diversos lugares.
Guiados por el Espíritu Santo, “con la intercesión y bajo la mirada maternal de Santa María de Guadalupe, sigamos uniendo nuestras fuerzas para continuar trabajando sin cesar en la construcción del Reino de Cristo, Reino de la verdad, de la vida, de la justicia y de la auténtica paz” concluye el comunicado.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *