AMÉRICA/MÉXICO – Los obispos: “No nos quedemos de brazos cruzados ante problemas que afectan a todos”

Catolicismo Innovación y Emprendimiento

Cuautitlan Izcalli – La “preocupación por la realidad que estamos viviendo” y, al mismo tiempo, “el deseo de seguir colaborando en la construcción de un país más justo y fraterno, unido y en paz” es lo que expresan los Obispos de México, al término de la Asamblea de la Conferencia Episcopal Mexicana . En el mensaje publicado ayer, los obispos saludan con afecto a todas las personas de buena voluntad, compartiendo “la alegría de creer y los grandes deseos de este pueblo que ha superado muchas y diversas dificultades en su historia”.
Entre los diversos motivos de especial preocupación, en los tiempos “complejos y desafiantes” que vivimos, los Obispos citan la creciente pobreza, la destrucción del medio ambiente, la inseguridad y la violencia, el narcotráfico y la adicción, la extorsión y el secuestro, los feminicidios, los miles de desaparecidos, “el desplazamiento forzado de tantos migrantes que, en busca de una vida mejor, atraviesan el territorio nacional convertidos, lamentablemente, en mercancía humana”.
A ello se suman las amenazas a la democracia, la libertad religiosa y de expresión, y finalmente la polarización política, “alimentada, una y otra vez, por quienes deberían promover la unidad por el bien del país”. Invitando a no perder la esperanza y a no dejarse intimidar, según las palabras de Jesús , los obispos instan a “ser sensibles a la situación actual y a no quedarse de brazos cruzados ante los problemas que afectan a todos”. Luego citan al Papa Francisco, quien en su mensaje a los Obispos de México del 13 de febrero de 2016, llamó a trabajar conjuntamente para responder a esta realidad, empezando por las familias, involucrando a las comunidades, las escuelas, las instituciones comunitarias, las comunidades políticas, las estructuras de seguridad.
“Los Obispos de México perciben que la inmensa mayoría de los mexicanos sueña y está dispuesta a construir una sociedad en la que todos podamos sentarnos en armonía en la mesa común”, continúa el mensaje, invitando a “darnos la mano como hermanos” para encontrar nuevos caminos en las relaciones sociales, políticas y económicas, que nos lleven a construir una patria mejor para todos. Entre los signos de esperanza, los obispos mencionan la organización de conversaciones y foros, con vistas a un diálogo nacional para llegar a acuerdos de paz, en el que participen diversos sectores de la sociedad civil y al que les gustaría adherir.
El mensaje concluye invocando la intercesión de la Santísima Virgen de Guadalupe, “presente en el corazón de todos sus hijos” y con una invitación: “Los Obispos de México rezamos por ustedes, nuestro pueblo, y nos encomendamos a sus oraciones”.
Hace unos días, en vísperas del inicio de los trabajos de la Asamblea, los obispos mexicanos habían publicado una declaración sobre la reforma de algunos artículos de la Constitución en materia electoral, propuesta por el presidente de México, Manuel López Obrador, en la que decían: “La defensa de nuestras instituciones electorales es responsabilidad y deber de todos los ciudadanos. Por eso decimos junto a millones de voces: ‘no pongamos en peligro la estabilidad y la gobernabilidad democrática del país’”. .

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *