AMÉRICA/ECUADOR – Una tregua para iniciar el diálogo y salir de la crisis: Los obispos se ofrecen como observadores del proceso

Catolicismo Innovación y Emprendimiento

Quito – Ecuador está atravesando varias crisis: una crisis económica ; una crisis social, por la inseguridad y el descontento que minan la convivencia pacífica; una crisis política, que en muchas ocasiones no ha respondido a las grandes aspiraciones de la población favoreciendo los intereses de unos pocos; una crisis ética en todos los ámbitos de la vida pública y privada, expresada especialmente por la corrupción; una crisis ecológica que pone en grave peligro la casa común debido a la minería no regulada y a la contaminación del medio ambiente.
El cuadro de la situación ha sido enmarcado por los Obispos de Ecuador, durante la conferencia de prensa que ofrecieron ayer, 23 de junio, en Quito, en la “Jornada de Oración por el Diálogo y la Paz” en el país latinoamericano, asolado por diez días de violencia y enfrentamientos . La misa, presidida por el Presidente de la Conferencia Episcopal, Mons. Luis Cabrera, y concelebrada por varios obispos ecuatorianos, fue transmitida por las redes sociales de la Iglesia.
“Estas y otras crisis nos desafían a buscar, de una manera realista, valiente y creativa, las mejores soluciones que beneficien a todos los pueblos y nacionalidades de nuestro país, particularmente a las grandes mayorías empobrecidas y excluidas de la sociedad”, subrayaron los obispos en su encuentro con los periodistas.
En esta búsqueda, el diálogo es el camino “más inteligente y fraterno”, que debe implicar al gobierno y a los movimientos indígenas y sociales. “Interpretando el sentir de la mayoría de los ecuatorianos que deseamos y queremos la paz – prosiguieron los Obispos – varias organizaciones de la sociedad civil proponen al Gobierno y a los movimientos y organizaciones sociales, una tregua, basada en compromisos concretos y acompañada por veedores y garantes de alta credibilidad, tanto a nivel nacional como internacional, que las partes juzguen convenientes”.
Para que esta tregua sea posible, los obispos proponen una serie de compromisos: un canal directo de diálogo entre el gobierno y los movimientos indígenas; la suspensión de todo acto de violencia; la creación de zonas libres de conflicto, donde se garantice la paz; la reanudación inmediata de la entrega de alimentos en todo el país; y durante el diálogo, el acceso a los servicios básicos y a la atención sanitaria.
“Nos ofrecemos como veedores de todo este proceso”, subrayaron los obispos, que también propusieron durante la rueda de prensa una “Campaña de apoyo humanitario, de paz y de promoción del diálogo” en la que participen todos los sectores sociales y académicos, de forma amplia y plural.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *