AMÉRICA/COSTA RICA – Violencia sin precedentes que sólo la reconciliación nacional puede erradicar: “Que Cristo resucitado restablezca la fraternidad y la justicia”

Catolicismo Innovación y Emprendimiento

San José – “Nuestra nación atraviesa uno de los momentos más difíciles de su historia por la cantidad de asesinatos que enlutan a nuestras familias, por la violencia que ha penetrado en todas nuestras comunidades y por el temor que se ha apoderado de la sociedad”. Ésta es la alarma lanzada por los Obispos de Costa Rica en su mensaje de Pascua, dirigido a “a todo el pueblo católico y a las personas de buena voluntad, para compartir con ustedes un mensaje de esperanza con la fuerza resucitadora del Señor Jesús”.
“¡Cristo ha resucitado! ¡Verdaderamente ha resucitado!” escriben los Obispos, recordando que en Semana Santa celebramos “los misterios centrales de la fe cristiana” y tales celebraciones “nos abren ahora el horizonte a vivir la Cincuentena Pascual, un tiempo de plenitud en el que damos testimonio del amor de Jesucristo resucitado que nos ha salvado y redimido”. Los obispos constatan con angustia que el país atraviesa “una verdadera emergencia a causa de la violencia y criminalidad que, sin precedentes, nos golpea a todos”, por lo que “debemos volver nuestra mirada al Señor Resucitado e implorar su presencia en medio de nosotros para que restablezca la paz en Costa Rica”.
Los retos son enormes, por lo que los Obispos reiteran que “solamente mediante una gran reconciliación nacional que incluya, como es de suponer, diálogo sincero y efectivo, que abarque a todos los sectores, muchos hoy opuestos entre sí por razones políticas o ideológicas, se podrán construir verdaderos caminos para la paz y la concordia”.
Los obispos elevan sus oraciones para que Jesús resucitado “ilumine todas aquellas oscuridades que nos llenan de vergüenza, y disipe todo signo de maldad y para que restablezca la fraternidad y la justicia”. En la resurrección de Cristo resplandece la bondad divina, “se ha destruido todo signo de muerte y pecado por vida eterna, y se nos ha mostrado la insondable misericordia de Dios”. Retomando las palabras del Papa Francisco en su mensaje Urbi et Orbi en la Pascua de 2022 – «Necesitamos al Crucificado Resucitado para creer en la victoria del amor, para esperar en la reconciliación» -, los obispos concluyen afirmando que solo así podremos superar “la violencia, el odio y el egoísmo, y podamos con nuestras acciones dar testimonio de su paz, por medio de actitudes de amor y solidaridad”.
Desde hace algún tiempo, los obispos de Costa Rica vienen señalando con preocupación la violencia que domina el país. El primero de los temas abordados en la última asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal, el pasado mes de febrero, fue la delincuencia. En los últimos años, recordaron en su mensaje final, el número de homicidios ha aumentado en Costa Rica, alcanzando niveles históricos en 2022, con una tasa de 12,6 por cada 100.000 habitantes. El mes de enero cerró con la alarmante y dolorosa cifra de 73 asesinatos, cifra nunca antes vista en el país. Por ello, han hecho “un enérgico llamado a todas las autoridades de la nación” para poner fin a esta tragedia, e iniciar “un diálogo serio y concreto” para tomar decisiones conjuntas para combatir este mal .

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *