AMÉRICA/COSTA RICA – Es tiempo de reflexionar sobre la vida, como don y derecho, que algunos en la sociedad desprecian

Catolicismo Innovación y Emprendimiento

San José – “Es importante y necesario, entonces, que reflexionemos sobre el don de la vida que hemos recibido gratuita y maravillosamente por parte de Dios. Mientras algunos en la sociedad desprecian este don y derecho sagrado, nosotros vivimos un tiempo de gracia que nos permite apreciar el más importante regalo que se nos ha dado: la vida”. Esta invitación la presenta la Conferencia Episcopal de Costa Rica, en el mensaje para el Adviento, “tiempo de preparación para la solemnidad de Navidad, haciendo presente la primera venida del Hijo de Dios a la humanidad”.
El mensaje recuerda que el anuncio del Arcángel Gabriel a la Virgen María “nos colma y nos llena de esperanza; el nacimiento que se anuncia es el de nuestro Salvador. Él viene a redimirnos, a darnos vida y vida en abundancia”. Que la invocación de este tiempo litúrgico “¡Ven, Señor Jesús!,”, se vuelva el grito que los creyentes y las personas de buena voluntad “para poner un freno a corrientes e ideologías que quieren privarnos del don de la vida”. Conscientes del dolor, del pecado, de las tensiones, de las limitaciones y dificultades de esta vida, de la inseguridad y hasta de la muerte, “el Adviento es una invitación a aguardar a Jesús, que siempre tiene un mensaje trascendental para nosotros: que el Reino de Dios es posible para todos”.
Los Obispos recuerdan que la Iglesia en Costa Rica está viviendo la Gran Misión Nacional , y en esta perspectiva subrayan que “el Adviento es tiempo para reflexionar sobre el curso y destino que estamos forjando en nuestra sociedad, cada vez más materialista, muchas veces solamente en busca de resultados económicos y de desvirtuar los verdaderos valores que enaltecen la dignidad de la persona humana”.
En la parte final del mensaje, citando las palabras del Papa Francisco al Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede el 11 de enero de 2016, cuando habló de la “cultura del descarte”, del hambre y de la situación de millones de migrantes, se subraya que “el Adviento es encuentro de Dios con el hombre, por ello debe llevarnos a una cultura de acogida de la vida desde la concepción hasta su muerte natural”. Por lo tanto, nos instan a vivir este tiempo “buscando la novedad en nuestras vidas, para recibir a Aquél que nos ofrece la vida verdadera y eterna”.
El énfasis puesto por la Conferencia Episcopal, en su mensaje de Adviento y Navidad, en el valor de la vida, refleja el debate que se viene desarrollando desde hace tiempo en Costa Rica sobre diversos aspectos relacionados con este tema. En su mensaje de saludo al nuevo Presidente de la República, Rodrigo Chaves Robles, elegido el 3 de abril de 2022, los obispos enumeraron las principales preocupaciones de la Iglesia católica: la pobreza y el desempleo , la falta de vivienda y de infraestructuras, la agresividad política que amenaza la vida y la familia, en contraste con la cultura de la vida que siempre ha caracterizado a la nación, un sistema de salud deficiente, poca atención a los ancianos… .
En su encuentro con el nuevo Presidente de la República y algunos ministros del gobierno, el 19 de mayo, los obispos reafirmaron el compromiso de la Iglesia con la persona humana y el respeto a su dignidad, así como su plena disposición a cooperar. En cuanto a las cuestiones del aborto, la eutanasia y la consideración de la vejez como una “enfermedad”, confirmaron su posición a favor de la vida, desde la concepción hasta la muerte natural, y por tanto su oposición a las leyes que no respetan la vida. También se expresó preocupación por la promoción de la ideología de género y el avance de una verdadera “colonización ideológica” .
El 17 de noviembre de 2022 se celebró en la Universidad Católica de Costa Rica un encuentro sobre “necropolítica y su impacto en la sociedad actual”, organizado por Médicos por la Vida, la Conferencia Episcopal y la Universidad Católica, con ponentes de alto nivel. Monseñor Bartolomé Buigues Oller, obispo de Alajuela y presidente de la Comisión Nacional de Bioética de la Conferencia Episcopal, destacó en su discurso que “la vida es lo más hermoso que tenemos. Una sociedad que cuida la vida es una sociedad que crece y se hace adulta, lo contrario es una sociedad sin dirección. La acción política debe protegerla, al igual que debe cuidar los sistemas de salud y educación, y la protección de la familia, porque es ahí donde se cuida”.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *