AMÉRICA/COLOMBIA – Tras el asesinato de tres indígenas Awá, el Obispo de Tumaco pide investigaciones y garantías de protección

Catolicismo Innovación y Emprendimiento

Tumaco – “Expresamos nuestra tristeza y nuestro dolor por la muerte de esos hermanos nuestros, indígenas Awá, que en el día de ayer fueron vilmente asesinados por actores armados en el territorio a la familia de estos hermanos les expresamos nuestra cercanía espiritual y nuestra oración para que el Señor transforme este dolor en paz y serenidad”. Así lo declara en un video mensaje, Monseñor Orlando Olave Villanova, Obispo de Tumaco, en la región de Nariño, tras el asesinato de tres miembros de la reserva Awá Inda Sabaleta el domingo 3 de julio. Entre ellos, según informes de la Organización de Unidad Indígena del Pueblo Awá , se encontraba el subgobernador de la reserva Awá Inda Sabalet, Juan Orlando Moreano.
Durante años, por desgracia, la comunidad indígena, indefensa y sin ninguna protección por parte del gobierno, ha sido objeto de ataques y persecuciones que no han perdonado a mujeres y niños. De hecho, los awá viven en las regiones montañosas de la selva tropical del suroeste de Colombia y el noroeste de Ecuador, y han sido objetivo de los grupos armados de narcotraficantes durante décadas porque su tierra ancestral es especialmente fértil para los grandes cultivos de coca.
En su mensaje, el obispo anima a los miembros de la comunidad Awá, para que, a pesar de las dificultades y la zozobra, sigan trabajando en la construcción de espacios de paz y esperanza: “No nos dejemos llevar por el dolor, la tristeza, por la venganza, sino por el contrario sigamos construyendo espacios de vida, paz y misericordia, esos espacios que todos ustedes tienen en cada una de sus comunidades”.
Mons. Olave Villanova se dirige también a los actores armados que siguen sembrando miedo y temor en esto territorios, invitándoles a cambiar sus actitudes de violencia, guerra y odio por espacios de convivencia, vida, paz y esperanza. Finalmente, pide a las autoridades correspondientes que se investiguen los hechos y se esclarezcan estos asesinatos. Además, es necesario que se brinden garantías de protección sobre la población.
La situación de las personas de origen africano, indígena y mestizo que viven en Colombia preocupa desde hace tiempo a los pastores de la Iglesia presentes en estos territorios. En varias ocasiones, los obispos han alzado la voz sobre las dramáticas dificultades de estas personas, que ven pisoteados sus derechos fundamentales, y han pedido repetidamente la atención del gobierno y de las instituciones .

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *