AMÉRICA/COLOMBIA – Migrantes: Obispos de Venezuela y Colombia intensifican trabajo conjunto en la frontera, crisis humanitaria en Apartadó

Catolicismo Innovación y Emprendimiento

Caracas – Las Conferencias Episcopales de Venezuela y Colombia han establecido desde hace varios años contactos permanentes y reuniones periódicas para intercambiar ideas, propuestas y planes de trabajo en beneficio de las comunidades eclesiales de ambos países. En la última reunión celebrada los días 10 y 11 de octubre, en la diócesis venezolana de San Cristóbal, que celebra el centenario de su creación, han reflexionado, entre otros temas, sobre la reapertura de la frontera entre ambas naciones y sobre algunos aspectos del fenómeno migratorio.
“Es un hecho que vemos con satisfacción – expresan en el mensaje conclusivo -, pero que exige de nosotros, como Iglesia servidora del pueblo, que intensifiquemos el trabajo pastoral en comunión, especialmente en el amplio territorio del eje fronterizo colombo-venezolano, desde la Guajira hasta el Amazonas. Con ello queremos demostrar, una vez más, que la Iglesia es madre de todos sin fronteras”.
Las Iglesias de Colombia y Venezuela, conscientes de su misión, reafirman su compromiso con la paz y la justicia, que implica la reconciliación de todos, según su servicio, a través del cual defienden la vida, la convivencia fraterna, la solidaridad y la justicia. A continuación, han anunciado las próximas reuniones de las dos Conferencias Episcopales, de los Obispos de las diócesis fronterizas y de los organismos de la Iglesia que se ocupan de todos los miembros del pueblo de Dios, prestando especial atención a los más pobres, los excluidos y los necesitados, “según la exigencia del amor fraterno que nos distingue como discípulos del Señor Jesús”.
También anuncian signos y gestos que expresan la preocupación de los obispos por todos sus hermanos y hermanas.
El comunicado concluye destacando que el encuentro se ha celebrado con espíritu sinodal, en escucha y oración mutua, para discernir los caminos a seguir, e invocando la protección maternal de María, venerada en Colombia como Chiquinquirá y de Coromoto en Venezuela.
Al tiempo que los dos episcopados reafirmaban su compromiso concreto con los migrantes, el obispo de la diócesis colombiana de Apartadó Mons. Hugo Alberto Torres Marín, ha advertido que en el territorio de Urabá y el Darién ante el aumento exagerado de la población migrante en tránsito hacia Centro América se está verificando una “crisis humanitaria”. Diariamente llegan y salen de Necoclí de 1800 a 2100 personas y ya se comienzan a observar casos de mendicidad, hurtos, explotación sexual, trata y tráfico de personas.
El obispo además comenta que los esfuerzos y acciones que ofrece el Gobierno, entidades del Estado y organizaciones, para apoyar a la población migrante refugiada y la población civil no son suficientes, por lo que pide que se active un plan de respuesta en emergencia. “Hace falta activar el plan de respuesta en emergencia por parte de los municipios, regular precios de tiquetes fluviales según las edades, alojamiento para personas en situaciones de vulnerabilidad, adecuación de un espacio con las garantías mínimas, aumentar las entregas de alimento caliente, suplementos nutricionales para niños y mujeres gestantes, atención a niños no acompañados e investigar, buscar y hacer seguimiento a quienes explotan al migrante”.
Frente a esta difícil realidad que se está viviendo, la Diócesis ha iniciado una campaña para llamar la atención de toda la comunidad diocesana, entidades y personas de buena voluntad con el fin de apoyar a estas personas migrantes, ofreciendo su ayuda solidaria.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *