AMÉRICA/COLOMBIA – Los obispos invitan a las familias “a mirar a la Sagrada Familia para afrontar los retos del momento histórico que vivimos”.

Catolicismo Colombia

Bogotá – Del 22 al 26 de junio, se celebrará el X Encuentro Mundial de la Familia convocado por el Papa Francisco con el tema: “El amor familiar: vocación y camino de santidad”.
Mons. Marco Antonio Merchán Ladino, obispo de Vélez-Santander y presidente de la Comisión Episcopal de Familia, ha enviado una carta a las familias de Colombia invitándolas a unirse al evento central de Roma. El Santo Padre ha querido que esta no sea una jornada solamente para quienes asistan de manera presencial en Roma, sino que se extienda a toda la Iglesia universal, organizando en esto s días en cada jurisdicción eclesiástica jornadas o acciones en torno a la familia.
En este contexto, la carta enviada por los obispos colombianos a las familias, invita a dirigir la mirada a la Sagrada Familia de Nazaret, como modelo a seguir y vivir plenamente en el amor “fuerte, confiable, y para siempre” que con Cristo es y será siempre posible. “El santo hogar de José y de María son nuestro ejemplo, en primer lugar, porque fueron dóciles a las inspiraciones divinas y respondieron generosamente a la misión otorgada” escribe Mons. Merchán Ladino.
En segundo lugar, la Sagrada Familia de Nazaret supo cultivar las características de un hogar que fructifica: el amor, la obediencia, la ternura, el trabajo honesto y digno, la humildad, el valor creativo, la capacidad de aceptación, “que es la apertura del corazón para saber recibir todo como don de Dios, y nunca como mérito o premio a los propios esfuerzos”. Una tercera actitud por la que se nos invita a mirar a la Sagrada Familia es “la apertura y cuidado de la vida venciendo cualquier temor e indiferencia”. La familia no puede olvidar que es “el santuario donde la vida nace, se fortalece y da fruto abundante”. Finalmente, aprendemos del santo hogar de Nazaret a ser generosos en la participación eclesial activa, en favor de los demás hogares.
La carta termina invocando la intercesión de la Sagrada Familia de Jesús, María y José, para que “llenos de la fuerza del Espíritu, podamos afrontar los desafíos que nos plantea el momento histórico que estamos viviendo, enarbolando la bandera del amor, del perdón, de la reconciliación, del gozo y la alegría que son consecuencia de amar como Cristo nos ha amado”.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *