AMÉRICA/COLOMBIA – Los ataques a la libertad religiosa y de culto son “deplorables e inaceptables” para los obispos que llaman al diálogo

Catolicismo Colombia

Bogotá – Durante el mes de marzo se han verificado, en diferentes jurisdicciones eclesiásticas de Colombia, actos que van contra el derecho de libertad religiosa y de cultos. El más reciente ha ocurrido el pasado domingo 20 de marzo en la Catedral Primada de Colombia, en el que un grupo de encapuchados ingresó al templo durante la celebración de la Eucaristía gritando arengas contra el Estado y la Iglesia.
Monseñor Luis José Rueda Aparicio, arzobispo de Bogotá y presidente de la Conferencia Episcopal , ha afirmado que se trata de “actos de irracionalidad” que resultan ser “signos lamentables e inaceptables”. El prelado ha querido aprovechar la ocasión para enviar un mensaje de esperanza y reconciliación: “Aun así, seguimos amando, también, a quienes nos hacen daño. Les ofrecemos un amor con dignidad, sin odio, como lo vivió y nos lo enseñó Jesucristo el Señor: ‘Padre, perdónalos, no saben lo que hacen’”.
Como también señala la nota de la CEC, el director del Departamento para la Promoción de la Unidad y del Diálogo – PUD – de la Conferencia Episcopal, ha informado que las autoridades eclesiásticas han decidido no interponer ninguna denuncia formal al respecto.
Sin embargo ha precisado que la Dirección de Asuntos Religiosos del Ministerio del Interior, en una carta dirigida a este Departamento, manifiesta estar muy interesada en este hecho ya que es un precedente grave que vulnera el ejercicio del derecho de libertad religiosa y de cultos. Toda persona, de hecho, tienen derecho a profesar sus creencias religiosas y practicar, colectiva y públicamente, su fe sin ser perturbada como lo define la ley estatutaria 133 de 1994.
El sacerdote también ha añadido que “el pretendido derecho a la libertad de expresión no aplica en este caso porque no es un derecho absoluto sino limitado; en este caso, nadie puede alegar libertad de expresión si atenta contra el derecho de libertad de cultos”. De todas maneras, sin disminuir la gravedad del hecho, “sería interesante hacer un ejercicio de escucha, en sintonía sinodal, para saber por qué estas personas eligieron el templo para difundir su mensaje de protesta y facilitar un escenario de diálogo y reconciliación como ha sido la invitación del Señor Arzobispo de Bogotá”.
Otros atentados a la libertad religiosa, de cultos y de conciencia han ocurrido en Popayán y Medellín , donde fueron vandalizados el pasado 8 de marzo dos templos, con pinturas de grafiti en favor del aborto y estigmatizando a los defensores de la vida. Ese mismo día, un grupo del movimiento “40 días por la vida” recibió maltrato verbal y saboteo del momento de oración que llevaban a cabo en Bogotá. Finalmente, el 17 de marzo, en Ibagué, dos templos parroquiales también fueron vandalizados con grafitis y pintura.
El episcopado ha dispuesto un correo electrónico pud@cec.org.co donde se podrán hacer las denuncias sobre atentados a la Libertad Religiosa y de Cultos.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *