AMÉRICA/COLOMBIA – La reanudación de las conversaciones de paz en un clima de esperanza, con el apoyo de Acnudh

Catolicismo Innovación y Emprendimiento

Bogotá – En mi reunión con el presidente Gustavo Petro, acogí con satisfacción la nueva política de ‘paz total’ de su Gobierno, incluido su compromiso de aplicar plenamente el acuerdo de paz de 2016 con las FARC-EP. También acogí con satisfacción la reanudación de las conversaciones con el Ejército de Liberación Nacional . El gobierno puede contar con la experiencia específica de mi oficina para acompañar las negociaciones y asesorar sobre cuestiones de derechos humanos, incluidos los derechos de las víctimas”. Estas han sido las palabras del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos , Volker Türk, en una rueda de prensa celebrada ayer por la tarde al término de su visita oficial de dos días a Colombia, durante la cual firmó un nuevo acuerdo para la presencia de su oficina en Colombia hasta 2032.
Refiriéndose a los diversos problemas de la nación en materia de derechos humanos, Türk ha citado la violencia de los grupos armados que viven a diario las comunidades: desplazamientos, encarcelamientos, violencia de género y sexual, masacres… “Todos debemos apoyar los esfuerzos para poner fin a esta situación”, ha dicho el Alto Comisionado, recordando la importancia de que las autoridades colombianas garanticen que las negociaciones tengan plenamente en cuenta los derechos humanos desde el principio. Recogiendo las voces de la sociedad civil, Turk ha instado a prestar una atención específica a las víctimas y a las comunidades afectadas, garantizando su participación, así como a asegurar una presencia significativa de las mujeres en las conversaciones. “Apoyamos totalmente las negociaciones actuales, sabemos que son difíciles, nada es fácil para hacer la paz, desgraciadamente es mucho más fácil hacer la guerra”, ha añadido Turk.
El Alto Comisionado ha subrayado: “Durante mis reuniones, he podido sentir la esperanza de los representantes de la sociedad civil -uno describió la sensación de ver el cielo azul después de un huracán-. Pero también señalaron las profundas desigualdades de Colombia, especialmente en las zonas rurales, como la razón por la que la paz con los grupos armados no es suficiente por sí sola, y por la que la implementación del acuerdo de 2016 y el desarrollo rural son cruciales”.
En noviembre de 2022 se reanudaron las conversaciones de negociación de paz entre representantes del Gobierno colombiano y los del Ejército de Liberación Nacional , tras una interrupción que duraba desde 2018, por decisión del entonces presidente de Colombia, Iván Duque. Esta primera fase tuvo lugar en Caracas, ya que Venezuela se encuentra entre los países garantes de los acuerdos .
Está previsto que la segunda ronda de conversaciones comience el 13 de febrero en México. Mientras tanto, del 17 al 21 de enero se celebró en Caracas una reunión extraordinaria de representantes del Gobierno y del Eln, que se desarrolló “en un clima de diálogo sincero y propositivo, en un ambiente de búsqueda de entendimiento”, según Monseñor Héctor Fabio Henao Gaviria, que representa a la Conferencia Episcopal en las conversaciones. “Nos vamos con un ambiente de esperanza”, añadió, “de confianza en que se puede avanzar en la búsqueda de poner fin al sufrimiento de muchas comunidades a causa de los enfrentamientos y crear un clima de paz que garantice también la reconciliación en el país”.
Los representantes de los países garantes y de las instituciones acompañantes de las negociaciones de paz destacaron con esperanza el compromiso del Gobierno y del Eln “para fortalecer la mesa de diálogo y su reiterada voluntad de paz, expresada en esta reunión extraordinaria”.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *