AMÉRICA/COLOMBIA – Incendio en la cárcel de Tuluá: las autoridades llaman a “velar y a acompañar la vida y la reinserción social de los detenidos”

Catolicismo Innovación y Emprendimiento

Bogotá – En la madrugada del martes 28 de junio, un incendio provocado por reclusos en la prisión de mediana seguridad de Tuluá, en el departamento del Valle del Cauca, en el suroeste de Colombia, causó al menos 51 muertos y 24 heridos, según informó el ministro de Justicia Wilson Ruiz. De los 24 heridos, seis se encuentran ingresados en la unidad de cuidados intensivos de Tuluá. Según el INPEC la cárcel de Tuluá alberga a 1.267 internos. En el pabellón donde ocurrieron los hechos había 180. El general Tito Castellanos, director del INPEC, explicó que todo comenzó con una disputa entre los presos quienes, cuando los integrantes del INPEC intervinieron para controlar la situación, comenzaron a prender fuego a sus colchones provocando un efecto dominó, por lo que las llamas se extendieron rápidamente por todo el pabellón.

En un comunicado, los obispos, “en nombre de los católicos de Colombia, lamentamos la pérdida de estas vidas humanas en circunstancias tan dolorosas y expresamos a sus familiares nuestra cercanía en este momento que une dos tragedias; la primera, la realidad de tener un familiar privado de su libertad y la segunda, la imposibilidad de volver a verlo en casa y de que pueda reintegrarse en la sociedad”. En el mensaje de la Conferencia Episcopal Colombiana enviado a Fides, expresan la convicción, basada en la fe en Jesucristo, de la posibilidad de rehabilitación de cualquier persona, por grave que sea el delito cometido. Por ello, invitan a las autoridades penitenciarias del país “a velar y a acompañar y promover la vida y reinserción social de quienes se encuentren privados de libertad”. Finalmente, invocan la intercesión de Nuestra Señora de Las Mercedes para proteger a los presos y hacer fructífera la labor misionera que realizan los capellanes, religiosos y fieles laicos “que anuncian el amor misericordioso de Dios nuestro Padre en las cárceles”.

El obispo de la diócesis de Buga, monseñor José Roberto Ospina Leongómez, también expresó su cercanía y solidaridad en un videomensaje. “Con el corazón roto por la tragedia del penal, quiero unirme a todas las familias, en especial a las que han perdido a sus seres queridos. Esta tragedia supone un luto para toda la sociedad colombiana, pero sobre todo para nosotros aquí en la Valle”. El obispo pidió oraciones por el eterno descanso de los fallecidos y para que el Señor consuele a sus familiares. También invitó a la solidaridad pidiendo ayuda concreta en forma de material sanitario y de primera necesidad para los presos”.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *