AMÉRICA/COLOMBIA – El Arzobispo Dal Toso: las vocaciones en los territorios a evangelizar son el “fruto maduro” del primer anuncio

Catolicismo Innovación y Emprendimiento

Bogotá – “Tener sacerdotes locales significa dar un rostro local a la Iglesia y dejar cada vez más claro que el mensaje del Evangelio se aplica a todas las culturas”. Así lo ha dicho el Arzobispo Giampietro Dal Toso, Presidente de las Obras Misionales Pontificias , participando en la celebración del 60 aniversario del Seminario Intermisional Colombiano ‘San Luis Beltrán’ para los Vicariatos Apostólicos de Bogotá, este viernes 7 de octubre por la tarde.
“El objetivo de la creación de un seminario específico para los Vicariatos Apostólicos de este país – ha explicado el Presidente de las OMP – era formar a sacerdotes locales para acelerar el camino hacia la plena madurez de esas comunidades cristianas. En todas partes, generar vocaciones al ministerio sacerdotal y a la vida consagrada es un signo de la madurez de la Iglesia”.
A continuación, el arzobispo ha recordado como los obispos siempre han cuidado de las vocaciones, con los que se había reunido por la mañana, y ha subrayado la importancia fundamental de la formación de los candidatos al sacerdocio, al tiempo que ha recordado la disminución del número de seminaristas que desgraciadamente no ha perdonado ni siquiera a estos territorios.
“Como sugiere el Papa Francisco siguiendo las huellas de sus predecesores, la Iglesia es misionera por naturaleza La centralidad de la misión es aún más cierta en los territorios aquí representados. Pero no hay misión evangelizadora eficaz, profunda y duradera sin una formación seria y sólida de los futuros sacerdotes – ha continuado el Arzobispo -. En otras palabras, la vitalidad de la Iglesia y la irradiación de su misión requieren la promoción y el apoyo de las vocaciones sacerdotales y religiosas. Por eso, quisiera decir que la formación de los sacerdotes es el nervio central de la evangelización”.
De la calidad de la formación de los futuros sacerdotes depende la calidad de su testimonio en las parroquias y, en consecuencia, la calidad de la vida cristiana de los fieles – ha subrayado el Arzobispo, que en la conclusión de su intervención ha dirigido palabras de ánimo a los seminaristas compartiendo con ellos un pensamiento de Benedicto XVI contenido en un volumen de meditaciones sobre el sacerdocio , cuando comenta la palabra de Cristo que nos promete el ciento por uno: «Sólo debemos tener el valor inicial de dar uno primero, como Pedro, que por la palabra del Señor sale todavía a pescar por la mañana: da uno y recibe 100».
La jornada festiva ha finalizado con el rezo de las Vísperas y un momento de celebración: en la mañana de hoy, sábado 8 de octubre, está prevista la visita del Arzobispo Dal Toso a la sede de la Dirección Nacional de OMP de Colombia.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *