AMÉRICA/CHILE – Tras el plebiscito es necesario un gran pacto social, escucharse y dejar atrás la polarización

Catolicismo Innovación y Emprendimiento

Santiago – En el referéndum del 4 de septiembre, los chilenos expresaron mayoritariamente su opinión negativa sobre el proyecto de la nueva Constitución . El 6 de septiembre, el Presidente Gabriel Boric llevó a cabo una remodelación del gobierno que afectó a cinco ministerios, incluido el estratégico Ministerio del Interior.
“Es positivo que todos los chilenos queremos una nueva Constitución y que se esté configurando el modo como se va a llevar a cabo. Este ejercicio democrático ha sido positivo para el país y es un buen comienzo para dejar atrás la polarización que se ha ido produciendo y para que los distintos poderes del Estado puedan seguir trabajando para dar tranquilidad”. Así lo ha afirmado el arzobispo de Concepción, Fernando Chomali, vicepresidente de la Conferencia Episcopal Chilena , en una entrevista concedida al diario ‘El Mercurio’, relanzado por la CECh.
El arzobispo ha destacado también la participación de los chilenos al voto, la profesionalidad del Servicio Electoral que “ha realizado un trabajo impecable” y que se haya aceptado el resultado sin actos de violencia”. “Es el momento de los grandes acuerdos y de un gran pacto social – ha afirmado Mons. Chomali -, en el que se reconozca a los miembros más desfavorecidos de la sociedad y que les dé prioridad. También es urgente una reflexión respecto del porqué llegamos a este nivel de polarización. No se puede mirar el futuro sin analizar desapasionadamente el pasado y el presente”. “Una sociedad donde cada uno busca su propio interés es una sociedad que se fractura y termina fracasando” ha dicho para concluir.
El obispo de San Bernardo, Mons. Juan Ignacio González, miembro del Comité Permanente de la CECh, entrevistado por el mismo periódico, también ha puesto de manifiesto que a través del plebiscito, los chilenos han lanzado un grito para ser escuchados, dirigido especialmente a los políticos. La Iglesia reitera su compromiso de ser siempre factor de unidad y paz, que es vocación de Chile. Todos están invitados a “escuchar, abrir los oídos y la mente, y dejar la idea de imponer visiones ideológicas ajenas a la realidad”. El obispo revela que “en la propuesta rechazada hay elementos que recoger, como un nuevo trato con los primeros pueblos, la descentralización, defensa y promoción del medio ambiente, ampliación de los derechos sociales y otros. Pero deben ser tratados con otro tono, con la mayor apertura. Ese es el desafío actual”. Mirando los pasos que hay que dar ahora, Mons. Juan Ignacio González considera que se debe comenzar por “renovar las confianzas y escucharse recíprocamente”, y para eso hace falta tiempo, y luego, “confiar en las instituciones”.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *