AMÉRICA/CHILE – Reconocimiento a organizaciones eclesiásticas por la defensa de los derechos humanos durante la dictadura

Catolicismo Innovación y Emprendimiento

Santiago – “Gracias por esa labor, por habérsela jugado, por haberse jugado hasta la vida, para proteger a quienes en ese momento estaban siendo perseguidos por sus ideas, por creer en un mundo distinto, por luchar por la justicia”. Estas han sido las palabras pronunciadas por el Presidente de la República de Chile, Gabriel Boric Font, “como Presidente de la República y consciente de la dignidad e importancia del cargo”, durante el acto público celebrado en la tarde de ayer, 2 de abril, en el parque de La Castrina de San Joaquín, en Santiago.
Durante el encuentro, al que han asistido unas mil personas, se ha reconocido el trabajo de Javier Egaña, , del sacerdote Esteban Gumucio y de cinco organizaciones: La Vicaría de la Solidaridad, el Comité Pro Paz , el Comité Nacional de Ayuda a los Refugiados, la Fundación de Ayuda Social de las Iglesias Cristianas , y el Servicio Paz y Justicia . Estas instituciones fueron fundamentales para visibilizar, documentar y dar asistencia jurídica, económica y emocional a los chilenos y chilenas que sufrieron persecución, violencia política y violación de sus derechos humanos durante la dictadura militar. El reconocimiento se ha materializado en la entrega de pequeños árboles autóctonos.
También han asistido ex trabajadores de la Vicaría de la Solidaridad y de Fasic, dos de las organizaciones reconocidas, miembros de organizaciones de derechos humanos, detenidos desaparecidos y víctimas de ejecuciones políticas, y miembros de las comunidades cristianas de los sectores populares de Santiago, de ayer y de hoy. También han estado presentes pastores y líderes de Iglesias Evangélicas y Protestantes y miembros de la comunidad judía.
El Presidente Boric ha dado las gracias a estas instituciones y, citando las palabras de Don Esteban Gumucio, ha subrayado: “no puedo evitar pensar que a 50 años del golpe, todavía tenemos detenidos desaparecidos en Chile”, para concluir diciendo: “Así como ayer las y los defensores de los derechos humanos lucharon incansablemente por la democracia, hoy de nosotros depende continuar esta tarea tan fundamental como permanente de construir una cultura que nos permita mirar el futuro con esperanza”.
Según la información difundida por la Conferencia Episcopal, durante el encuentro se ha interpretado la “Cantata de los Derechos Humanos, Caín y Abel” obra escrita por el sacerdote de los Sagrados Corazones, Esteban Gumucio – que falleció en 2001 y que hoy está en proceso de canonización en el Vaticano- y cuya música compuesta por Alejandro Guarello y el Grupo Ortiga, que también la interpretó en su estreno. Gumucio y Guarello fueron convocados por el entonces arzobispo de Santiago, cardenal Raúl Silva Henríquez, para ofrecerla como acto cultural en la inauguración del Simposio Internacional de los Derechos Humanos, el 25 de noviembre de 1978, en la Catedral Metropolitana de Santiago, ante líderes sociales, políticos, embajadores y comunidades cristianas.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *