AMÉRICA/BRASIL – “No a las muertes y a la degradación en el Amazonas”.

Brasil Catolicismo

Brasilia – El periodista medioambiental británico Dom Phillips y el antropólogo brasileño Bruno Araújo Pereira, experto en cuestiones indígenas, están desaparecidos en la selva de la frontera con Perú desde el 5 de junio. Durante el registro llevado a cabo por la Marina, el Ejército y las fuerzas de seguridad locales, se detuvo e interrogó a un pescador, conocido como Pelado, que confesó el asesinato y también indicó el lugar donde enterró los cuerpos. El motivo del crimen fue la supuesta pesca ilegal en la región del Amazonas, que ambos estaban documentando.
La Conferencia Nacional de Obispos de Brasil ha expresado su solidaridad con las dos familias, a la espera de que se aclare lo ocurrido y se haga plena justicia. “No podemos aceptar -escriben en la nota recibida por la Agencia Fides- la agresión a los seres humanos, la falta de respeto al medio ambiente y a nuestra casa común, ni el encubrimiento de la verdad y la justicia”. Los obispos subrayan que “estas muertes forman parte de la lista de dramas vividos en la región amazónica, como bien lo expresó el Papa Francisco en la exhortación apostólica postsinodal Querida Amazonia” y reiteran: “Fieles al Sucesor de Pedro, reafirmamos los sueños expresados para la región por el Papa Francisco en su exhortación”.
La Red Eclesial Panamazónica también ha publicado la nota “No a las muertes y a la degradación en la Amazonia”, en la que reclama la actuación urgente de los poderes públicos. La Red se solidariza con las familias de las víctimas y agradece a los pueblos indígenas del Valle del Javari “su solidaridad, sensibilidad humana y gratitud hacia quienes apoyan sus luchas”, valorando el compromiso del periodismo “con los derechos humanos y las causas amazónicas”. La REPAM Brasil también expresa su indignación por las continuas muertes de líderes indígenas, ribeirinhas y quilombolas y por la violación de los derechos humanos en el bioma, y pide “una acción enérgica de las autoridades para detener la ilegalidad y la explotación de la naturaleza en la Amazonia, que ha causado constantes muertes”.
El Consejo Indigenista Misionero , ha recibido “con gran tristeza y profunda indignación la noticia del asesinato”, expresando su solidaridad con los familiares y amigos de Bruno y Dom. “Ambos han actuado siempre con convicción en la defensa de la vida y los derechos de los pueblos indígenas, y esta determinación les ha dado un verdadero reconocimiento y una extraordinaria estima por parte de los pueblos indígenas, sus aliados y toda la gente de bien”. A continuación, expresa su apoyo a los pueblos indígenas del Valle del Javari y del Javari , “que se han dedicado con todas sus fuerzas y conocimientos a la búsqueda de Bruno y Dom y que también han sido objeto de falsedades y acusaciones por parte de las autoridades federales”.
El CIMI pide que se investigue a fondo el asunto, incluyendo las responsabilidades políticas, condenando “la inacción sistemática del gobierno brasileño y su política antiindígena” que alienta a los invasores de tierras indígenas a actuar libremente, confiando en la impunidad. Es esencial que el Estado brasileño retome inmediatamente su política de protección de la vida y los territorios de los pueblos indígenas”, reitera el CIMI, que pide una reacción de toda la sociedad brasileña: “No podemos permanecer indiferentes ante el abandono de la acción del Estado, el fomento de la violencia, la impunidad, el abandono y la omisión”.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *