AMÉRICA/BRASIL – La labor de la Iglesia en la lucha contra la trata de personas debe complementarse con un programa gubernamental

Catolicismo Innovación y Emprendimiento

Brasilia – “Un papel importante de esta Comisión es la escucha. Escuchamos el grito de angustia de nuestras hermanas y hermanos que viven las diferentes formas de violencia. Hemos escuchado el grito del hambre, la ausencia de políticas públicas, hemos escuchado muchos gritos. La escucha es algo sobre lo que el Papa Francisco ha llamado nuestra atención. En este momento en que se ve un signo de esperanza debemos estar más atentos a la escucha”. Con estas palabras, el Obispo de Pesqueira, Monseñor José Luiz Ferreira Salles, ha resumido la reunión de la Comisión Episcopal Especial de Lucha al Tráfico de Seres Humanos de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil que ha tenido lugar en Brasilia en los últimos días. En la reunión, de tres días de duración, se ha reflexionado sobre las acciones llevadas a cabo, además de planificar las del año 2023. También se ha analizado la situación actual del país que interfiere en la violencia estructural y, como consecuencia, se refleja en las acciones de lucha contra la trata de personas.
Los miembros de la Comisión se han dirigido al Ministerio de Derechos Humanos y Ciudadanía, donde han sido recibidos por la Jefa de Gabinete de la Secretaría Ejecutiva, Laura Zacher, y Rita Cristina de Oliveira, Secretaria Ejecutiva del Ministerio. En una carta, CEPEETH ha propuesto la reanudación de los esfuerzos para combatir la trata de personas en el país. Durante la reunión, el nuevo Obispo de Roraima y Presidente de la Comisión, Monseñor Evaristo Pascoal Spengler, ha explicado que, además de sensibilizar a la sociedad sobre el tema, la Iglesia participa en cursos de formación organizados en red con pastores, organizaciones e instituciones que promueven iniciativas de lucha contra la trata de personas.
La hermana Eurides Alves de Oliveira ha subrayado que “todo este esfuerzo y trabajo de la Iglesia y de la sociedad civil, si no va acompañado o integrado en un programa gubernamental con políticas y estructuras públicas, queda fragmentado”.
Los seis puntos presentados por CEPEETH son amplios y abarcan los siguientes temas: La revisión, con amplia participación de la sociedad, del Plan vigente, para luego elaborar e implementar el IV Plan Nacional de Combate a la Trata de Personas. Asegurar el presupuesto para las diversas políticas públicas de combate a la trata de personas, con un enfoque especial en las siguientes situaciones: explotación sexual de niños, adolescentes y mujeres, trabajo infantil, trabajo doméstico esclavo. Reanudar la gobernanza intersectorial de la Política Nacional de Lucha contra la Trata con la participación de varios ministerios y secretarías. La creación y activación de centros de combate a la trata de personas en estados y municipios. La creación de Comisiones Estatales para combatir al Trabajo Esclavo y puestos de asistencia a migrantes, refugiados y víctimas de la trata de personas, en aeropuertos, puertos y carreteras del país. Apoyo a la implementación de procesos, campañas permanentes y acciones de lucha contra la trata de personas en los tres ejes previstos de la Política Nacional: prevención, asistencia y responsabilidad. Garantizar la participación del gobierno y la sociedad civil en los procesos de planificación, supervisión y gestión.
Laura Zacher ha acogido con satisfacción las demandas y ha subrayado que la participación social es una prioridad del Gobierno.
“Ha sido una reunión esperanzadora – ha comentado Mons. Evaristo Pascoal Spengler -. Somos conscientes de que la implicación y las iniciativas de la Comisión han contribuido cada año a sensibilizar a la sociedad sobre este tema. Nuestra visita al Ministerio de Derechos Humanos ha sido muy positiva. Lo veo como un signo de esperanza, porque sabemos que el ser humano ha sido creado por Dios y merece respeto, nadie puede utilizar al ser humano con fines lucrativos, debemos hacer todo lo posible para que todos tengan la dignidad y el respeto de hijas e hijos de Dios”.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *