AMÉRICA/BRASIL – IV Encuentro en Santarém: “Seguir sembrando el Evangelio y los signos del Reino en nuestra Querida Amazonia”.

Brasil Catolicismo

Santarém – En su mensaje final, los participantes del IV Encuentro de la Iglesia Católica en la Amazonia Legal – celebrado en el Seminario San Pío X de Santarém del 6 al 9 de junio – recordando lo ocurrido hace 50 años en el mismo lugar , han reafirmado “la sinodalidad eclesial, nuestro deseo de caminar juntos, de fortalecer nuestra comunión pastoral y, con esperanza, de seguir sembrando el Evangelio y los signos del Reino en nuestra querida Amazonia”.
Tras expresar su gratitud a los “trabajadores de la primera hora”, los participantes se sienten animados “por un nuevo mandato del Sucesor de Pedro”, y han relanzado el gran regalo del Sínodo para la Amazonia, expresando la alegría de vivir en medio de pueblos numerosos: “con ellos experimentamos la fuerza liberadora del Evangelio que actúa en los pequeños y que nos desafía e invita a una vida más sencilla, de un saber compartir y de mayor gratuidad”. En los últimos años, nuestras comunidades se han vuelto más “samaritanas, misericordiosas, solidarias, pobres y pascuales, especialmente en este tiempo de la pandemia del Covid 19, y en el saber testimoniar la solidaridad”.
Los participantes en el encuentro reafirman su voluntad de “continuar nuestra misión, frente a las agresiones que hoy asolan el territorio amazónico, amenazado por un sistema económico depredador y consumista, que muestra las heridas abiertas de la violencia socioambiental, destruyendo los derechos de los pueblos originarios y tradicionales, de la naturaleza y del territorio amazónico”. Por ello, señalan: “es urgente detener este modelo de soberanía privada que anula la soberanía social y promover la reconstrucción y garantía de la Vida y la protección de la Amazonía. Llamamos a nuestros hermanos y hermanas a un pacto por la vida, contra los proyectos de muerte y en defensa de la Democracia”.
A partir de la Palabra de Dios y del Magisterio de las Iglesias particulares, reconocido por el Sínodo para la Amazonia, los participantes se han comprometido a “una vida más sencilla, de mayor participación y gratuidad, de conversión integral y de incidencia en la defensa de la vida de los hombres y mujeres, aliados de los pueblos de la Amazonia”. Además, han asumido algunos compromisos que deben vivirse en las Iglesias particulares para ser “testigos de la esperanza y de una Iglesia en salida”.
Las dos grandes orientaciones del documento de Santarem de 1972 “son de una actualidad increíble”, han querido destacar en el mensaje, indicando cinco líneas prioritarias para los nuevos caminos de la evangelización en este momento histórico: Fortalecimiento de las comunidades eclesiales de base; Formación de discípulos misioneros en la Amazonia; Defensa de la vida de los pueblos de la Amazonia; Cuidado de la casa común: migración, minería y megaproyectos infraestructurales; Evangelización de los jóvenes.
Ante la magnitud de estos desafíos y la pobreza de recursos humanos, el mensaje concluye pidiendo las oraciones de las comunidades eclesiales, expresando gratitud al Papa Francisco “por su cercanía y ternura hacia la Amazonia, nuestros pueblos e Iglesias particulares”, y “a la Iglesia de Santarém, que nos ha acogido estos días con afecto, disponibilidad, fraternidad y sinodalidad”. En este viaje, piden que María, Nuestra Señora de Nazaret, Madre del Amazonas y Estrella de la Evangelización, sea su compañera de viaje.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *