AMÉRICA/BOLIVIA – Los obispos “a gobernantes y gobernados”: cordura y diálogo frente al odio y al resentimiento que crecen

Catolicismo Innovación y Emprendimiento

Cochabamba – “Los obispos de Bolivia, reunidos en la 111ª Asamblea plenaria, hacemos un llamado a todo el pueblo boliviano, a gobernantes y gobernados, frente a todo lo que estamos viviendo, frente al conflicto que nos amenaza a todos, con un desenlace cada vez más complicado, frente al odio, resentimiento o intolerancia que crece y que se apodera de nuestras calles. Hacemos un llamado a la cordura y a un diálogo sincero y fraterno, en el que depongamos intereses ocultos e irracionales y que nos sentemos con verdadero y sincero deseo de resolver los problemas en espíritu de paz, de entendimiento y de serena fraternidad”. Es el nuevo llamamiento lanzado por Mons. Aurelio Pesoa Ribera OFM, Vicario Apostólico de El Beni, como Presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana, durante la homilía de la misa celebrada el 13 de noviembre, en la Catedral de San Sebastián, en Cochabamba.
Todos los obispos de las 18 jurisdicciones eclesiásticas de Bolivia están reunidos del 10 al 15 de noviembre en Cochabamba para la Asamblea General, que analizará sobre todo la realidad del país, algo que preocupa especialmente a los obispos, y los temas más relevantes relacionados con la pastoral y la evangelización .
Comentando las lecturas bíblicas del día, Mons. Pesoa Ribera ha subrayado que lo único que se conservará al final es el bien sembrado en el mundo, mientras que todas las realidades humanas basadas en el egoísmo, la injusticia, la arrogancia o el afán de poder serán destruidas. Además, ha animado a los presentes a servir a Dios para alcanzar el pleno sentido de la vida, motivando a trabajar para conseguir cosas buenas y útiles en este mundo, con fe y con la mirada puesta en Dios. Reflexionando sobre el Evangelio de Lucas, que describe el fin del mundo, el obispo ha recordado que “los cristianos de verdad, los que siguen y son fieles a Cristo, serán perseguidos, serán rechazados, no la tendrán tan fácil” y ha animado a todos a seguir a Cristo para llevar una vida coherente.
Teniendo en cuenta la realidad que vive Bolivia, el Presidente de la Conferencia Episcopal ha recordado entre otras cosas que “la dureza de corazón y la cerrazón en los propios intereses e ideas no lograrán nunca resolver los conflictos” y ha pedido que en esta situación de violencia podamos “mirarnos como hermanos y no como enemigos” para lograr un desenlace pacífico del conflicto que aflige a todo el país.
La Conferencia Boliviana de Religiosas y Religiosos ha invitado a todas las comunidades religiosas de Bolivia y a las instituciones que dependen de ellas a rezar en las celebraciones del domingo 13 de noviembre “por la justicia, la verdad y la libertad de nuestros pueblos”, para que Dios conceda “días de respeto y entendimiento, de progreso e igualdad, de libertad, justicia y paz”.
Ante los acontecimientos que está viviendo el pueblo de Santa Cruz y en unión con los Obispos de Bolivia, la CBR ha expresado en un comunicado “su indignación por el sufrimiento de un pueblo que lucha por sus derechos”. Por ello, pide al presidente Luis Alberto Arce que “gobierne de manera más eficaz y justa”, que “se respete la dignidad humana y el carácter sagrado de la vida”, señalando la necesidad de crear una cultura de paz y de diálogo, aunque sea un proceso largo y difícil, y de no seguir incitando a la violencia a todos los niveles, que afecta a las personas más frágiles y marginadas. “Seguiremos afirmando que la libertad de pensamiento y de expresión es la base de la democracia y de la creatividad de los ciudadanos de un país”, reiteran los religiosos, y que “los valores de la no violencia deben triunfar en todos los niveles de la sociedad, así como en las relaciones entre el Estado y los ciudadanos bolivianos”.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *