AMÉRICA/ARGENTINA – Paternidad responsable no significa abrir camino a métodos que atentan contra la dignidad o la libertad de la persona

Catolicismo Innovación y Emprendimiento

Buenos Aires – La promoción de una paternidad responsable “nunca debe abrir camino a métodos que atentan contra la dignidad de la persona, que acotan la noción de libertad humana o que cargan con la responsabilidad sobre personas que aún no han alcanzado la madurez necesaria para decidir sobre procesos irreversibles”. La Comisión Episcopal para la Vida, los Laicos y la Familia, de la Conferencia Episcopal Argentina observa “con preocupación la nueva campaña publicitaria del Ministerio de Salud de la Nación dirigida a adolescentes y jóvenes, inclusive menores de edad, en torno al acceso a métodos anticonceptivos y esterilizantes prácticamente irreversibles”.
La preocupación de la Comisión Episcopal, expresada en un comunicado recibido en la Agencia Fides, nace del “progresivo debilitamiento de la conciencia sobre la vida y sobre la condición humana”, que emerge con fuerza cada vez que aparece en la agenda pública el tema del aborto, la eutanasia y tantos otros debates que ponen en jaque los fundamentos más profundos de la humanidad. La declaración subraya que la consecuencia de este debilitamiento es la reducción de la condición humana al aspecto material, regido únicamente por “criterios de eficiencia basados en datos, a veces sólo estadísticos”. “No se tiene en cuenta la existencia de la persona y su trascendencia, y queda peligrosamente desconocida la dignidad de los excluidos, los ancianos, los pobres, los enfermos y los niños por nacer”.
Refiriéndose a la campaña publicitaria del Ministerio de Sanidad dirigida a los jóvenes, la Comisión Episcopal señala que quizás habría que preguntarse por qué los jóvenes no pueden proyectar un futuro, por qué tienen miedo o dificultades reales para vivir su sexualidad, o a prepararse a ser progenitores y formar una familia. “En ese sentido, mucho debe hacerse – concluye el texto – para asegurar mejores condiciones de vida, educación, oportunidades laborales y seguridad, para que, lejos de seguir recortando el horizonte de nuestros jóvenes, integremos mejor el profundo anhelo de una vida digna y llena de esperanza”.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *