AMÉRICA/ARGENTINA – La tragedia educativa aún se puede evitar en Chubut si todos asumen su responsabilidad

Argentina Catolicismo

Comodoro Rivadavia – “La tragedia educativa precisa acciones inéditas. Creemos que si en todo el país una de las consecuencias invisibles de la pandemia ha sido el deterioro en la educación de nuestros niños, niñas, adolescentes y jóvenes, en nuestra provincia del Chubut es una verdadera tragedia.” La voz de alarma ha sido lanzada por los Obispos de la Diócesis de Comodoro Rivadavia y la Prelatura de Esquel sobre la situación educativa en la Provincia de Chubut. En su comunicado, recibido en la Agencia Fides, subrayan que desde hace cuatro años o quizás más, los estudiantes no han tenido un año completo de clases presenciales, al igual que en toda la provincia hay niños y niñas que estando en los últimos años del nivel primario no saben tomar un lápiz, tienen una seria dificultad para leer y escribir; no entienden cómo hacer las operaciones básicas de la matemática, etc. A eso se le suma la deserción en todos los niveles y la escasa valoración de los procesos educativos por parte de los adultos. “Si a eso le sumamos los problemas nutricionales en los niños y el aumento de las situaciones de abusos que no son advertidos por la falta de escolarización, el drama es mayúsculo. Estamos ante una verdadera tragedia educativa” denuncian los obispos, que pese a todo exhortan a evitare el desaliento y a no considerarlo como algo irremediable. “El estado puede salir de ese círculo con estabilidad en el pago de los haberes de los docentes en tiempo y forma, con el reconocimiento de paritarias, y garantizando la equiparación salarial con otros trabajadores del estado”.
Algunas escuelas no tienen sus edificios preparados después de dos años de pandemia; ello supone que muchos jóvenes provenientes de pequeñas localidades ven comprometida su continuidad educativa, subraya en el documento. Por ello, piden al sindicato que no utilice la suspensión de clases como método de protesta, y a los padres que se responsabilicen en la lucha por la educación de sus hijos. “Las familias están llamados a hacer una verdadera alianza formativa con la escuela: ¡Involúcrense en lo que debería ser la verdadera lucha!” instan los obispos, haciendo un llamamiento a toda la sociedad -incluso a quienes no tienen familiares en edad escolar- para que investiguen este problema, se formen una opinión y actúen. “Si cada uno de nosotros hacemos saber que queremos que el estado utilice nuestros impuestos y erogaciones privilegiando los gastos en educación sobre otros, es inevitable que se genere un cambio”.
Los obispos concluyen con esta exhortación: “Es hora de que los docentes recuperen su identidad fundamental, que es enseñar y que el estado privilegie la dirección de sus recursos a la educación. En esta tragedia evitable, si no asumimos cada uno nuestras responsabilidades – a todos – Dios y la Patria nos lo demandan”.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *