AMÉRICA/ARGENTINA – La ignorancia, la discriminación y el racismo hacia los pueblos indígenas deben combatirse dando a conocer su realidad

Catolicismo Innovación y Emprendimiento

La Bolsa – “La violencia y dureza con la que se reprime a quienes defienden su derecho al territorio y a vivir según su visión del cosmos, así como a quienes acompañan tales reivindicaciones” es denunciada por el Equipo Nacional de Pastoral Aborigen de Argentina, al término de la reunión en la que se han evaluado las actividades realizadas en 2022 con los pueblos indígenas y se han identificado las acciones para 2023.
Al encuentro, celebrado en La Bolsa del 2 al 4 de diciembre, han asistido representantes de equipos diocesanos de todo el país y el Presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Aborigen , Mons. Luis Antonio Scozzina OFM, Obispo de Orán. Reconociendo la pluralidad de pueblos indígenas presentes en Argentina, la declaración final confirma “una vez más la persistente expropiación y expulsión de sus espacios vitales”. A continuación señala: “nuestra Casa Común sigue siendo saqueada, devastada y humillada impunemente. Existen numerosos conflictos en los territorios donde, una vez más, poderosos intereses de empresas mineras, de latifundios en manos extranjeras y locales, de proyectos urbanísticos, entre otros, son protegidos por los gobiernos nacionales y provinciales”.
Además, Endepa lamenta la falta de respuesta de las instituciones gubernamentales a las numerosas peticiones para garantizar la seguridad física, especialmente en las comunidades de Yvy Porã Miri, São Vicente y Misiones, donde también fueron agredidos miembros del Equipo de Pastoral Aborigen , “que fueron golpeados, insultados y amenazados, ante la inacción institucional”. Muchos de los territorios y comunidades indígenas de Argentina se encuentran en zonas de conflicto: por la tierra, las mega-mineras, el petróleo, el litio, la tala indiscriminada de bosques, el agua, la contaminación de los ríos… “Con dolor seguimos constatando los altos niveles de ignorancia, discriminación y racismo que existen en la sociedad en general, reflejando una imagen muy negativa de los pueblos indígenas, expresada principalmente en los medios de comunicación”.
Tras constatar la falta de consideración de la realidad de las leyes y la criminalización de las protestas, el texto reafirma, al final de la reunión, “el firme compromiso con la vida amenazada de los pueblos indígenas”, y la intención de duplicar los esfuerzos “para dar a conocer su realidad, alargando la mirada y ensanchando el corazón, para que en esta Casa Común que habitamos haya lugar para todos, sintiendo la diversidad como una riqueza y no como una amenaza”.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *