AMÉRICA/ARGENTINA – “Aprendamos de los peregrinos para seguir construyendo el bien común”: hacia la peregrinación a Luján

Catolicismo Innovación y Emprendimiento

Luján – “Estamos llamados a aprender de los peregrinos, verdadera fuente de inspiración y enseñanza para seguir construyendo el bien común… Pídanle a la Virgen de Luján, Madre y Patrona de la Argentina, que nos ayude a las distintas dirigencias del país, para tener mirada y corazón de peregrinos, humildes y serviciales, siempre parte de nuestro pueblo y nunca por encima de él”. Esta es la exhortación de la Presidencia de la Conferencia Episcopal Argentina, dirigida a los jóvenes que se preparan para la 48ª Peregrinación a Luján, que tendrá lugar entre el 1 y el 2 de octubre, y que cada año reúne a miles de jóvenes de todo el país. El icono de la Virgen de “Nuestra Señora de Luján”, Patrona de Argentina, que data del siglo XIV, se conserva en la Basílica de Luján, a 60 km de la capital Buenos Aires, destino de innumerables peregrinaciones a lo largo del año.
El lema de la peregrinación de este año es: “Madre, míranos con ternura, queremos unirnos como pueblo”. “Este acontecimiento fue, desde sus orígenes, una fuerte apuesta por la vida, la esperanza y la unidad del pueblo argentino”, escriben los obispos, invitándonos a vivir esta experiencia con ojos y corazón de peregrinos. “Somos testigos de la fe de nuestro pueblo que se pone en camino para celebrar al Dios de la vida. Nos llena de alegría saber que los Santuarios de nuestra Patria tienen sus puertas abiertas para todos y todas, nos reconocemos parte de la misma familia”.
Por ello, los obispos recuerdan “las multitudes de hombres y mujeres de todas las edades” que participan en peregrinaciones y festivales de fe en todo el país, expresiones de la fuerza de la espiritualidad popular. Sobre las peregrinaciones “se celebra el gozo de sentirse inmerso en medio de una multitud de hermanos, caminando juntos hacia el Dios que los espera”. La “cultura del encuentro” se manifiesta “se manifiesta en la participación de personas de todas las clases sociales; provenientes de distintas realidades y experiencias, caminamos y rezamos juntos; en las peregrinaciones se respeta al otro, se camina muchas veces al ritmo del otro, y entre todos nos ayudamos a llegar a la ansiada meta. El peregrino se reconoce caminante hacia la meta y por eso, no presume de haber llegado ni estar por encima de los otros que caminan junto a él. El dolor y el cansancio compartido, lo hace solidario y comprometido con el andar común”.
Argentina vive desde hace tiempo una crisis económica y social, agravada por una delicada situación política. Incluso recientemente, los obispos han denunciado una “inflación asfixiante que genera miseria”, un número creciente de personas que acuden a los comedores sociales cada día, ancianos que no pueden pagar las medicinas, familias cuyos ingresos son cada vez más insignificantes. Además, la sociedad está dividida y enfrentada, parece imposible elaborar proyectos comunes, mientras que “los políticos necesitan más que nunca un ejercicio de responsabilidad que vaya más allá de sus propios intereses” .

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *