AMÉRICA/ARGENTINA – Alarma por el fenómeno de las mujeres rusas embarazadas que llegan al país latinoamericano para dar a luz.

Catolicismo Innovación y Emprendimiento

Buenos Aires – “Parto para Argentina. Ayudamos a las personas a trasladarse a Argentina, obtener la residencia permanente y el pasaporte, que abre la entrada sin visado a 170 países de todo el mundo”, se anuncia en la web RuArgentina.com, que ofrece un paquete que incluye alojamiento en Buenos Aires, asistencia médica, ayuda con un traductor y gestión de documentos, entre otros servicios para embarazadas. Actualmente, las principales destinatarias son mujeres rusas embarazadas a las que se está “animando” a huir de la guerra que desde hace un año enfrenta a las poblaciones de Rusia y Ucrania.
Según una investigación realizada por la organización nacional Migraciones, existe una organización que, “a cambio de una importante suma de dinero, ofrece a mujeres rusas embarazadas un paquete turístico para el parto con su pasaporte argentino como principal motivo de viaje”. Muchas futuras madres comenzaron a llegar en masa al país latinoamericano en la segunda mitad de 2022, meses después de la invasión rusa de Ucrania. Este trágico contexto también está alimentando la corrupción en el extranjero. La legislación nacional argentina permite a los extranjeros que tengan un hijo argentino obtener la residencia permanente de forma inmediata, mientras que para obtener la ciudadanía se requieren dos años de residencia ininterrumpida en el país.
El tema estalló el pasado miércoles 8 y jueves 9 de febrero, cuando las autoridades migratorias detuvieron a seis mujeres rusas embarazadas que acababan de aterrizar en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, acusadas de ser “falsas turistas”. Las seis mujeres presentaron un habeas corpus, que consagra el principio de inviolabilidad personal, y el viernes 10 de febrero un juez federal ordenó que se les permitiera ingresar al país, luego de pasar, en algunos casos, más de 48 horas en una silla en el aeropuerto. “Una cosa son las redes de trata de personas, que hacen promesas falsas a cambio de grandes sumas de dinero, y otra muy distinta el derecho de las mujeres a entrar en Argentina y tener aquí a sus hijos. Son víctimas”, ha explicado el abogado de tres de las seis mujeres detenidas en el aeropuerto.
La misma noche del viernes 10, poco después del dictamen judicial, 33 ciudadanas rusas embarazadas de entre 32 y 34 semanas llegaron a Buenos Aires en un vuelo de Ethiopian Airlines procedente de Addis Abeba.
“De los 985 partos que atendimos en 2022, 85 fueron de mujeres rusas y 37 de ellos sólo en diciembre. Esta tendencia se mantiene”, ha dicho el jefe del Departamento Materno Infantil del Hospital Fernández, uno de los centros de salud pública más reconocidos de Buenos Aires.
Los centros sanitarios públicos del país atienden a los pacientes de forma gratuita, independientemente de que tengan o no documentación argentina. “No les preguntamos cómo llegaron a Argentina, pero está claro que hay una organización detrás”, añadió el gerente.
Según ha informado la directora nacional de Migraciones, 10.500 personas de nacionalidad rusa entraron en Argentina en 2022 y 5.819 de ellas eran mujeres embarazadas. Las víctimas son atraídas con la promesa de que una vez que den a luz en Argentina ellas y sus maridos, como padres, podrán obtener la ciudadanía en poco tiempo.
“Obtener la ciudadanía implica un proceso difícil que lleva muchos años”, informa la coordinadora del Programa de Migrantes y Refugiados del Instituto Nacional contra la Discriminación . Si las organizaciones prometen a las mujeres rusas un pasaporte en pocos meses, están mintiendo o detrás hay algún tipo de corrupción’.
“No vienen a Argentina como inmigrantes, a trabajar y buscar un futuro mejor, como han hecho muchos rusos en varias oleadas inmigratorias. Sólo el billete de Rusia a Argentina cuesta unos 3.000 dólares”, explica la directora del Consejo de Coordinación de Organizaciones de Compatriotas Rusos en Argentina, que agrupa a 23 instituciones comunitarias de todo el país. Nacida en Argentina e hija de padre ucraniano y madre rusa, afirma que quienes llegan al país latinoamericano son personas de buena posición económica que aprovechan la apertura de Argentina para recibir extranjeros.
El juez ha ordenado la apertura de un proceso penal para investigar si existe una organización que promueva la llegada de mujeres rusas embarazadas y las estafe.
Argentina es un país que se ha nutrido de oleadas migratorias europeas desde finales del siglo XIX hasta mediados del siglo XX, respetando los derechos de los migrantes en su ciudadanía y legislación, considerándose tierra de acogida de extranjeros en situación de desamparo, como había ocurrido en los últimos años con los venezolanos llegados en masa.

Advertisements

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *